Una vez más, os traemos un nuevo post en la que os comparamos la novela contra su adaptación cinematográfica. En este caso, la obra afortunada es Soy el número cuatro, titulo de la primera de siete novelas de la saga Los Legados de Lorien de los autores James Frey y Jobie Huges bajo el seudónimo de Pittacus Lore.

«Llegamos nueve. Tenemos el mismo aspecto que vosotros. Hablamos igual que vosotros. Vivimos entre vosotros. Pero no somos como vosotros. Podemos hacer cosas que sólo podéis imaginar. Tenemos poderes con los que sólo podéis soñar. 
Somos más fuertes y rápidos.
Somos los superhéroes que admiráis en películas y los cómics… pero nosotros existimos de verdad.
Nuestro plan era crecer y fortalecernos para enfrentarnos unidos a ellos. Pero nos encontraron antes y empezaron a cazarnos. Ahora, todos vivimos huyendo, entre las sombras, en lugares donde nadie nos buscaría, mimetizándonos.
Atraparon al Número Uno en Malasia. Al Número Dos en Inglaterra. Al Número Tres en Kenia.
Los mataron a todos.
Yo soy el Número Cuatro.
Soy el próximo.»

Libro (2010)

Lo mejor: lo bueno que tiene cualquier novela y que su adaptación no suele poder competir con ella es que tiene mucho margen para desarrollar a los personajes. En esta ocasión, creo que es un factor que hace que la novela sea mucho mejor, pues te permite ver como John, el protagonista, así como el resto de personajes, van evolucionando.

Lo peor: aunque las palabras pueden expresar muchas cosas, sin duda, cuando se trata de describir batallas (salvo en quizás alguna excepción) suelen ser bastante sosas en muchos aspectos. No es que en sí esto sea un punto negativo, y más si tienes una buena imaginación, pero siempre encuentro que suele ser la parte que más falla y suelen pasar muy rápido.

Película (2011)

Lo mejor: el elenco y los efectos visuales sin lugar a duda. Aunque a la gran mayoría de ellos no los he visto en otros papeles, creo que consiguieron meterse bien en el papel y encajar los unos con los otros.

Gracias a los efectos visuales, sin duda, consiguen crear grandes escenas y muy impresionantes que hacen que la película mejore mucho y transmita el gran poder que poseen los lorianos y sus adversarios.

Lo peor: la actitud de algunos personajes y los cambios de algunas escenas o omisión de cosas.

Lo peor que me pueden hacer en una película basada en una novela que me haya gustado es, más que poderte cambiar el aspecto físico de los personajes, es que te cambien la actitud de estos y eso es en lo que a mi parecer fallaron mucho. En la película te dan en más de una ocasión de pegarle al protagonista. Mientras que en el libro lo entiendes el porque actúa de una forma u otra en cada situación.

Y es cierto que en una película no pueden meter toda la novela o siempre tienen que omitir cosas o personajes. Pero también es cierto que no siempre aciertan a la hora de hacerlo. En Soy el número cuatro, omiten varios detalles que le habrían dado volumen a la película e incluso podrían haber hecho que se produjera una segunda.

¿Con qué me quedo?

Después de haber podido disfrutar de ambos, escojo a la novela. Como el 99% de las veces que tenga que escoger.

Como siempre si os llama la atención tanto la novela como la película, os recomiendo que empecéis por la adaptación cinematográfica para tener la posibilidad de que os gusten ambas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here