Para los amantes de la historia y de la ciencia ficción, hoy quiero presentaros una novela donde podréis disfrutar de ambos mundos. Miriam Erlan debuta como escritora con El reflejo del agua y es una novela que desde ya, os queremos recomendar.

El agua […] es como el tiempo. El fluir que se quedó atrás puede volver a ser tu presente si avanzas lo suficiente en el camino del río como para volver a encontrarte con el agua pasada. Da igual a qué momento del tiempo pertenezca el flujo que observas si eres capaz de ver tu reflejo en este. Da igual a qué tiempo pertenezca tu reflejo, si te puedes reconocer en el espejo que este te brinda.

Diario de una viajera en el tiempo

Todo empieza como muchas otras historias: aparentemente, una simple casualidad. Nuestra protagonista Diana se ve transportada a otra época donde se topa de lleno con sus ancestros. Miriam Erlan inventa un nuevo estilo de viaje que me ha parecido muy original y que encaja muy bien en la trama. A pesar de toda la historia real con que la autora ha complementado la trama, el lenguaje que emplea es sencillo y ameno, lo que hace que su lectura sea muy entretenida. Algo que sin duda me gustó mucho es ver el choque de épocas, sobretodo en una breve conversación que tiene Diana con otro personaje. Son quizás estos pequeños detalles los que hacen que El reflejo del agua sea aún mejor.

Al ser parte de la serie Diario de una viajera en el tiempo, la novela está escrita en forma de diario. Pero, más que como el diario de una adolescente, la forma de narrar los acontecimientos sería más parecido a un cuaderno de bitácora. Miriam ha optado por la perspectiva en primera persona, lo que nos lleva a profundizar en el personaje principal, Diana, y conocerla más a fondo. Por ello, puedo decir que Diana es un personaje bien construido y su evolución muy palpable a lo largo de la novela. Los otros dos personajes más relevantes son Engracia y su nieto Samuel a quienes vamos conociendo a través de los ojos de Diana. Al igual que la trama, Miriam ha logrado con estos tres personajes meternos de lleno en la historia que quería contarnos y se nota el arduo trabajo por construirlos y darles vida.

Es cierto que esta primera parte, como mínimo, se ha centrado más en contarnos, no solo las vivencias de Diana, sino también todos los hechos ocurridos a comienzos del siglo XIX, y quizá los viajes en el tiempo han sido algo escasos. Pero el final nos deja con las ganas de ver hacia donde se encaminará la historia, el cual, sin duda, está abierto a que veamos más paseos por el tiempo.

El reflejo del agua es tan solo la punta del iceberg. Porque si algo me da rabia es quedarme con una historia a medias. Así que ya tengo ganas de echarle el guante a la siguiente parte y seguir conociendo qué le depara a Diana y los demás. Mientras tanto, como ya os he dicho, una novela que recomiendo que no os perdáis y no dejéis pasar la oportunidad de leerla.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here