Si os gustó la trilogía de Caraval, Stephanie Garber vuelve con un spin-off bastante solvente ambientado en ese universo fantástico. ¿Sabéis lo divertido? Que di con este libro de manera casual sin saber que pertenecía a ese mundo ficticio. Y ahora, me siento tentada a leerme la trilogía completa porque no sé dejar las cosas a medias. Hoy toca hablar de Érase una vez un corazón roto.

Recuerda. nunca hagas un trato con un Destino.

Evangeline Fox se crio en la tienda de curiosidades de su amado padre, donde creció con leyendas sobre inmortales, como el trágico Príncipe de Corazones. Sabe que sus poderes son míticos, que vale la pena morir por su beso y que los tratos con el rara vez terminan bien. Pero cuando Evangeline se entera de que el amor de su vida está a punto de casarse con otra, se desespera lo suficiente como para ofrecerle al Príncipe de Corazones lo que quiera a cambio de su ayuda para detener la boda. El príncipe solo pide tres besos. Pero despues del primer beso prometido de Evangeline, se entera de que el Príncipe de Corazones quiere mucho más de ella de lo que ha prometido. Y tiene planes para Evangeline que terminarán en la mayor felicidad para siempre, o en la tragedia más exquisita.

¿Hasta dónde serías capaz de llegar con tal de tener un final feliz?

Érase una vez un corazón roto es una historia que engancha desde sus primeras páginas. Nos ofrece un mundo de fantasía que ofrece infinitas posibilidades, y viendo el final abierto que deja, sin duda la autora puede llevarnos a recorrer los lugares más insospechados que se imagine. La prosa es ágil, fresca, con un vocabulario fácil de entender. Los personajes tienen chispa, sobre todo su protagonista masculino, con un aire seductor que te arrastra hacia donde él quiere, sin ser uno/una consciente.

La trama tiene giros bastante sorprendentes, aunque a mitad del libro baja bastante el ritmo y eso afecta al interés del lector. No obstante, con algún que otro plot twist inesperado, consigue reengancharte y llevarte hacia un final que no esperaba, pues, de la misma manera que desconocía que se trataba de un spin-off de Caraval, tampoco esperaba que no fuera autoconclusivo. De modo que ahora me hallo con el dilema de comenzar la trilogía mencionada mientras espero la continuación para indagar más sobre este fantástico universo, dejando aparcadas el resto de mis lecturas.

Mientras me decido, os dejo esta breve recomendación. Si sois fans de las historias fantásticas donde los cuentos de hadas cobran protagonismo, Érase una vez un corazón roto es una opción interesante. Personajes curiosos, una trama con muchos giros y un tercer acto muy alocado. Son 416 páginas que devorareis rápidamente si os dejáis llevar por la historia.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here