Si todavía no erais conscientes, somos muy fans de los musicales. Y en verano, las películas de este género en particular apetecen. Hoy os traemos una nueva recomendación, no tan conocida, pero que merece su visionado. Preparad las maletas, porque nos vamos a Escocía a ver cómo Amanece en Edimburgo.

Del teatro al cine

Stephen Greenhorn aprovechó el auge de los musicales creados a partir de grandes éxitos de grupos como ABBA o Queen para crear Sunshine on Leith, un musical que triunfó en los teatros británicos en 2007 basado en las canciones de The Proclaimers, concretamente las de su álbum conocido por el mismo título y que lanzaron en 1980. Y, como es bien sabido, de un musical de éxito, brota siempre una película. Amanece en Edimburgo (título que recibió en España), dirigida por Dexter Fletcher (Rocketman), fue presentada en el Festival Internacional de Toronto en 2013, y recibió buenas críticas en general.

¿De qué trata?

Amanece en Edimburgo cuenta la historia de dos jóvenes soldados, David y Ally, a quien dan vida George MacKay (a quien veremos próximamente en el drama bélico 1917) y Kevin Guthrie (Animales fantásticos: Los crímenes de Grindelwald), que regresan a la vida civil tras una experiencia traumática en Afganistán. En Edimburgo se preparan para los mejores años de su vida, dejando atrás el trauma bélico para dar paso a una comedia romántica, donde no faltarán sus momentos dramáticos. Ally reanuda su relación con Liz (Freya Mavor), la hermana de su amigo. Y David comienza una relación con Yvonne (Antonia Thomas), compañera de trabajo de su hermana.

En medio de toda esta atmósfera llena de amor, no faltarán los vaivenes emocionales, donde se tratan temas como el modo de afrontar las decepciones, los sacrificios por alcanzar nuestros sueños, la lucha por seguir adelante tras un duro golpe o el perdón frente a una infidelidad. Todo esto al ritmo de la música y la letra de las canciones de The Proclaimers, con guiños humorísticos a conocidos tópicos escoceses, como su tirria a los ingleses o su desmesurado orgullo nacional.

Una película “buenrollera”

No es perfecta, pues lo vemos en algunos números musicales o incluso en las voces no tan limpias ni cuidadas de algunos de sus actores. Sin embargo, eso la hace especial. Alejándose del perfeccionismo que vemos en títulos más comerciales del mismo género, Amanece en Edimburgo consigue lo que pretende: ser una “feel-good movie” que deje buen sabor de boca y unas canciones pegadizas sonando en nuestra cabeza. Y los recurrentes planos aéreos del castillo de Edimburgo culminados con el número final frente a la National Gallery harán las delicias de los cinéfilos que adoran viajar y conocer rincones del mundo a través del cine.

Si no conocías títulos como “I’m Gonna Be (500 Miles)”, “I’m on my way” o “Make my heart fly” seguro que tras ver el filme no faltarán en tu lista de Spotify.

Esta es nuestra recomendación musical para el verano. ¿Tenéis alguna película del género que queráis recomendamos? Dejadnos el título en los comentarios.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here