María de los Ángeles López Segovia, conocida en un principio como Angelines, y más tarde a nivel internacional como Lina Morgan fue una vedette y actriz española que nos brindó grandes momentos en televisión y teatro gracias a su natural carisma. Triunfó dentro del género cómico, un registro que nos dejó grandes papeles para recordar. Y hoy quiero rememorar algunos de esos papeles que tantas risas provocó y tan buenos momentos regaló a los espectadores de su arte. Y es que se ganó el cariño del público, y en muchos casos, su legado ha pasado de generación en generación, como sucedió en el caso de una servidora.

Voy a contaros algo: desde hace años, durante las vacaciones familiares, es tradición ver alguna de las revistas musicales que protagonizó Lina Morgan. Fueron emitidas por Televisión Española, y estrenadas en el Teatro La Latina, propiedad de la actriz. Solo cuatro fueron televisadas, y en cada una tenéis las risas aseguradas. Hoy es buen día para recordarlas.

Malentendidos y situaciones cómicas por doquier

El primer gran éxito fue Vaya par de gemelas, estrenada en 1981. En esta revista musical, Lina Morgan interpretaba a Virginia y Susana, dos gemelas idénticas separadas al nacer. Años más tarde, se reencuentran y se ven envueltas en un número de malentendidos y situaciones cómicas que os harán reír sin parar.

Lina Morgan Kiss GIF - Lina Morgan Kiss Dance - Descubre & Comparte GIFs

Compartió escenario con Pedro Peña (Médico de familia), Amelia Aparicio, la vedette francesa Anne Marie Rosier, Berto Navarro, Ricardo Valle y Tito Medrano. Con ellos volvería a coincidir en su siguiente obra de éxito, Sí al amor, estrenada en 1985. En esta ocasión, el personaje de Lina es el de una mujer desdichada cuya vida cambia cuando accede a simular ser la esposa de un pobre desgraciado para que éste consiga un empleo. Los enredos comienzan cuando empiezan a aparecer los familiares verdaderos de Francisca, el personaje que interpretaba Lina.

Lina Morgan GIF - Lina Morgan - Descubre & Comparte GIFsPara 1987 se estrenó otro gran éxito, El último tranvía. En ella, la actriz dio vida a Remedios, quien fue abandonada de niña por su padre y criada por su tía. Tras el fallecimiento de esta, hereda una gran fortuna y abandona su pueblo por la gran ciudad. Allí aspira a ser reconocida por Don José, su padre, y por supuesto a encontrar novio. En esta nueva revista musical apareció nueva vedette, Jenny Llada , y volvió a trabajar con Lina en Celeste… no es un color (1991).

¿Qué tenían de especial todos sus personajes para conectar con el público? Sobre todo se caracterizaban por un carácter cándido, afable y dispuesto a hacer el bien, cuyo único propósito era encontrar el amor. ¡Imposible no empatizar con ellos! Y si a eso le añadimos la gracia natural de Lina, y sus maravillosas improvisaciones que pillaban de sorpresa incluso a sus compañeros de reparto, el recuerdo de dichas figuras cómicas es memorable. ¡Ojalá haber sido espectadora de dichas obras! Aun así, me conformo con haberla visto una grabación en VHS desde el sofá de mi casa.

Da igual la edad que tengáis. Lina Morgan todavía brilla mientras perduren estas pequeñas joyas del teatro español que siguen robándonos innumerables carcajadas. Pasarán los años y sus muecas y andares destartalados continuarán haciéndome reír. Hay pocos artistas que puedas relacionar con algunos de los instantes más especiales de tu vida, y ella sin duda ocupa un lugar importante en la mía.

Si has llegado hasta aquí, como bien finalizaba Lina en cada una de sus funciones, solamente puedo decir: ¡gracias por venir!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here