¡Viajemos a Jurassic World Dominion! ¿Recordáis subir a aquel helicóptero? Las hélices de aquella bestia mecánica palpitaban al ritmo de tu corazón. Un violento color verde danzaba con el azul más claro de aquellas aguas. Isla Nublar vestía tus pies. «No hemos reparado en gastos», dijo con la sonrisa tranquila de aquellas personas que saben que dicen la verdad. Y llegó el momento. La vida se abría camino. El cine conseguía una de las escenas que jamás olvidaremos. Cierra los ojos. Quítate las gafas de Sol y deja que John Williams saque del ambar de tus recuerdos aquel tema que resuena cuando añoras tiempos mejores. ¡Bienvenidos a Jurassic Park amigos! (Te recomiendo maridar esta lectura con la BSO del Maestro. No te arrepentirás del viaje).

Lo único es que hoy nos permitiremos vivir el presente. Visitaremos a viejos amigos, les presentaremos aquellos que hemos conocido por el camino. Y miraremos hacia arriba para conocer un mundo nuevo. Donde lo más antiguo nos enseña con pericia sobre nuestro presente. Donde existen los dinosaurios y donde la magia del cine nos vuelve a reunir. Ahora sí, amigos y amigas. ¡Bienvenidos a Jurassic World Dominion!

Jurassic World Dominion – Los códigos de una trama con garra

Nunca es fácil tragar un bocado más de la denostada nostalgia. Los creativos (y los que mueven el cotarro), saben perfectamente que entre nuestras células viven fosilizados en ambar grandes momentos del pasado. Jurassic Park ya nos enseñó que despertar el pasado no era tan buena idea. Pero puedo aseguraros que, por extraña que parezca la combinación genética, en Jurassic World Dominionhan conseguido mutar para bien. Siguen siendo capaces de hilar tramas con el buen gusto de no sentirse excesivamente forzadas. (Gracias por no hacer que nadie sea familia de nadie. ¡GRACIAS!).

Jurassic World Dominion': los dinosaurios toman el control en el épico primer tráiler | Cultture

Es ahí donde Jurassic World Dominion coge el puro estilo Crichton y queda perfectamente destilado. Una trama con tintes ecologistas, el poder de la genética, la anarquía de la naturaleza y bestias maravillosas que te dejarán con la boca abierta por su excelente presencia en pantalla. Es verdad, salimos del parque, pero volvemos a sentirnos encerrados, pues no hay mayores cadenas que el egoísmo infantil y corporativo del ser humano. Se atreve a juguetear, casi fantasear con la idea de un mundo repleto de dinosaurios. Un inicio fantástico que nos hace entreveer que la idea puede seguir más viva que nunca.

Para mi querido lector o lectora, podréis esperar una extraña fórmula Misión Imposible, que irá entrelazando esos mismos códigos genéticos con escenas marca de la casa jurásica. A cada giro, encontrarás un momento de brusca tensión. ¿Previsible? Tanto como una atracción vez tras vez. ¿Apetecible? Tanto como un buen festín de carne para un T-Rex.

Jurassic World: Dominion (2022), un incierto final para una inolvidable saga

Hemos venido a disfrutar de los amigos

Es fantástico observar cómo tus amigos de toda la vida siguen siendo los mismos. En contraste a nuestro destrozado Obi-Wan, aquí encontraremos a Alan Grant, Ellie Sattler e Ian Malcom volviendo a vibrar con unos tintes mucho más joviales de lo esperado. Siguen siendo los mismos. Y tú, desde la butaca, los ves hacer y simplemente sonríes. No tienes más que disfrutar. 

Aquellos nuevos amigos se ven mucho más envejecidos en contraste. Owen y Claire se ven desgastados por su nuevo rol. Pero todos ellos se comprometen actoralmente con la película y ruedan unas escenas de acción (sin tacones, por supuesto), que brillan con especial gusto.

Universal Pictures España

Los perfectos tonos del pasado

¡Qué subtítulo más rebuscado! Si todavía nos has visto Jurassic World Dominion, querido lector o lectora, permíteme recomendarte que abras tus sentidos. Especialmente el oído. Es un deleite ver el mimo y el cuidado, no solo a una Banda Sonora que recopila a la perfección los mejores momentos (nostalgia incluída), sino unos efectos de sonido que bien merecen un galardón. Es fascinante percibir la cantidad de fuentes distintas con las que hacen una melodía extrañamente familiar y fascinantemente nueva.

Por último, Señor Colin Trevorrow, con Jurassic World Dominion te perdono. Esto es algo ligeramente personal. No he conectado con nada de este señor, pero reconozco que ha sido capaz de crear momentos (prácticamente sketches), perfectamente hilvanados en lo visual. Vibrantes como todavía no se habían visto en la saga. No en vano, he dejado de recuerdo mis uñas y las de mi mujer en las butacas del cine. No acabarás aterrorizado, pero a la mínima que te subas al Jeep de las emociones de esta película, acabarás tirando una palomitra que otra a la fila de abajo.

Solo mirando al pasado podemos aprender

Y es que solo cuando miramos hacia atrás, podemos comprender que la magia de aquellas películas no volverá. Que la nostalgia se mezclará siempre en nuestros genes para hacernos personas únicas después de cada película. Pero debemos comprender que el presente es diferente. Que quienes nos acompañan, son nuestros grandes amigos, pero que el cine siempre se abre camino. Nosotros debemos seguir el curso y disfrutar de cada momento. No conseguiremos clonar sensaciones pasadas, solo crear nuevas y abrazarlas. Seremos críticos, por supuesto. Pero seguiremos impresionándonos si seguimos en la mente de aquellos niños que pisaron la verde isla por primera vez. 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here