Entrevistas de película surge de la necesidad de aprender de los más grandes. Es una sección pensada para poder hablar con aquellos y aquellas periodistas cinematográficos más importantes de este país con los que tratar temas como la trayectoria profesional, el cine o el mundo de la crítica. Para esta segunda entrevista me hace muy feliz poder decir que contamos con Gerardo Sánchez, director de Días de Cine.

Días de Cine es un programa de televisión español semanal dedicado a la información cinematográfica. Se emite los viernes a las 20:30 en La 2 de Televisión Española.

El programa tiene una duración de 60 minutos aproximadamente, en este tiempo el programa incluye reportajes, entrevistas, avances de los estrenos en cartelera, reseñas sobre libros dedicados al cine o películas editadas en DVD o Blu-Ray, centrado siempre en la actualidad cinematográfica de España e internacional.

gerardo sanchez dias cine U67873830381Exs 620x349@abc - 'Entrevistas de película' con Gerardo Sánchez - «No es comparable el tiempo que tú empleas en hacer una crítica con el tiempo que se emplea en hacer la película»

¿Qué significa para Gerardo Sánchez ser periodista cinematográfico?

Esto tiene que ver con un conjunto de historias que se supone que no tendrían que tener importancia, pero que hacen que todo cuadre.

Cuando yo era pequeñito, estoy hablando cuando yo tenía 5, 6 o 7 años, nuestra abuela nos llevaba a mí y a mis hermanos al Cine Usera los miércoles, que era el cine de la manzana de mi barrio. Ella nos colaba en el cine porque conocía al encargado, una cosa muy de la noche americana.

Después, en casa de mis padres, había un libro de la colección de RTVE que se llamaba Vamos a hablar de cine de Antonio García Escudero, el cual yo leía con 10-12 años.

Entonces con 13 años nos cambiamos de casa del barrio Usera al barrio de Campamento, ¿y en qué calle voy a vivir? ¡En la calle donde está el cine! Era el Cine España, donde también veía muchas películas.

Me cambio de colegio, me llevan a un colegio en Pozuelo, y resulta que ahí, sin saber muy bien por qué, en el año 73 o 74, de repente yo me encuentro haciendo un curso de cine. Era un curso de lenguaje cinematográfico donde nos ponían una y otra vez El corredor sin retorno de Samuel Fuller.

Pues por aquel año, en la UHF de TVE (La 2) había un programa que se llamaba Cineclub, y yo vi en mi televisión pequeñita 3 películas que a mí me dejaron absolutamente conmocionado, que fueron: Nosferatu de Murnau, El manuscrito encontrado en Zaragoza, y El hombre ilustrado, que es una adaptación de una novela de Ray Bradbury, que hizo Jack Smith.

Dicho lo cual, pues ser periodista de cine, o sea, el director de Días de cine, pues supone trabajar en lo que te gusta. De repente te gusta ver películas, toda la vida has visto miles de películas y, de repente, puede ganarte la vida con ello, ¿no?

Es por ello que no puedo más que estar agradecido, y bueno, ser feliz, claro, por supuesto.

¿Cómo fueron tus inicios hasta llegar a ser director de “Días de cine”?

Bueno, lo que te he contado serían mis inicios emocionales, digamos que eso forma parte de la memoria emocional. Pero luego fíjate, estudié en la Facultad de Ciencias de la Información, lo que entonces era la rama de Imagen y sonido, que es lo que ahora es Comunicación Audiovisual, con la esperanza de aprender a hacer películas y esta cosa.

Estuve esa época haciendo la carrera, haciendo las prácticas y viendo muchas películas. Estaba todo el día metido en la Filmoteca y en el Cinestudio Griffith. Me veía en aquellos tiempos diariamente cuatro, cinco o hasta seis películas diarias.

Acabé la facultad, hicimos los cortos pertinentes, con la idea esta de algún día hacer cine.

Entonces empecé a trabajar en Televisión Española. Empecé de mezclador de video en el Mundial 82 y luego ya de montador de video. Estuve montando mucho y aprendiendo mucho.

Al final me fui de Televisión Española de excedencia en el año 90 hasta el año 91, que es cuando comenzó Días de cine. Cuando volví de la excedencia a Televisión Española estuve un periodo de tiempo de montador, luego pasé al Canal 24 Horas ya de informador y me ofrecieron irme a Días de cine (toda la gente que trabajaba allí eran amigos míos, los cuales estábamos todo el día hablando de cine compulsivamente). Como yo estaba en el Canal 24 Horas donde hacía muchas cosas sobre cine y cultura general, empecé a colaborar en Días de cine.

En mi sala de montaje, porque yo montaba mis propios reportajes ya como redactor, tenía una especie de consultoría que era muy divertido. Me venía a preguntar mucha gente “Oye, tú te acuerdas que no sé quién, qué película decían algo así o similar” para usar en un reportaje, y es que yo tengo una memoria de la que a veces hasta yo me asusto, digamos que yo era el IMDb de aquellos tiempos.

A partir de ahí recuerdo que me ofrecieron dirigir Cartelera en su día. Yo les dije que no, les dije “hombre, si me dijeses Días de cine, pues vale”, dicho esto cómo algo imposible, porque están dando Gasset ¿quién iba a quitar a Antonio?

El caso es que luego, pues cuando se fue nuestro querido Antonio Gasset de Televisión Española por uno de estos ERE’s obligatoriamente voluntarios, pues pase a ser subdirector del programa, y ahora director hasta hoy. El 1 de enero de 2009 empecé a dirigirlo, y hasta hoy. Pues ya 13 años largos.

Es muy divertido, da mucho trabajo, trabajamos con películas, … una cosa maravillosa.

bb5f0 whatsapp2bimage2b2021 03 302bat2b7.21.132bpm2b252842529 - 'Entrevistas de película' con Gerardo Sánchez - «No es comparable el tiempo que tú empleas en hacer una crítica con el tiempo que se emplea en hacer la película»

¿Qué consejo darías a un estudiante de periodismo que quiere trabajar en el mundo de la crítica cinematográfica?

Pues yo el consejo que le daría es, sin duda, ver muchas, muchas, pero muchas, muchas, muchísimas películas. Eso significa que no todas estén en plataforma Yo tengo aquí en mi casa alrededor de unas 12.000 películas, y de esas 12.000 que tengo aquí, 10.000 fácilmente o más no están en plataformas.

Si no ves películas, pues estás perdido, ¿no? Además, como dice el dicho “se pilla antes a un mentiroso que a un cojo”. Yo noto cuando la gente habla sin conocimiento o cuando la gente tira de información sacada de del móvil.

Pero hay que ver muchas películas, muchas películas, porque hay una cosa que es la referencia emocional, que es lo que la cabeza te lleva a asociar emocionalmente con otros momentos y otras películas.

A ser posible, ver buenas y malas. Porque ver malas películas te hace valorar mejor las buenas. Además, la película que hoy es mala para ti, puede ser buena mañana, o la película que ves buena hoy, puede ser mañana mala.

Hay que ver muchas películas variadas, de diversas cinematografías, cine de autor, cine de género, blockbusters, cine clásico, cine mudo, cine vanguardista y bueno, forjarse un criterio que sea tuyo, no el que te digan otros.

Fue en 2008 cuando tomaste la dirección de “Días de cine”, en estos 14 años, ¿qué cambios en la crítica cinematográfica has visto?

Creo que hoy día, tengo la impresión, pero no lo sé, a lo mejor porque ya me voy haciendo mayor, tengo la impresión de que hoy en día, también es verdad que siempre ha existido, tengo un cierto recelo hacia la figura del crítico como tal, porque me viene a la memoria la figura de Burt Lancaster en aquella película estupenda El dulce sabor del éxito de Alexander Mackendrick, que era un crítico destroyer que era un una especie de semidiós envanecido que sabía de su poder y su capacidad de destruir carreras.

Entonces, esa parte de la crítica nunca me ha gustado, y esa parte de la crítica es la que ha hecho que siempre haya habido algunas personas que ofrecían la crítica que buscaban el titular. Eso pasa hoy con más facilidad, porque Twitter y las redes sociales nos permiten hacer eso con más facilidad, pero no es lo nuestro.

Yo sé la capacidad de impacto que tiene un titular ácido, vitriólico, destroyer; que por otro lado yo creo que es lo fácil: dar un titular grueso. Creo que hoy día es más fácil hacer eso, pero tampoco creo que haya cambiado sustancialmente, los caminos sí han cambiado, los medios de publicación también, porque antes estaba más restringidos.

Y ahora, pues es verdad que hay mucho más campo de expresión, con lo cual todo aquel que quiera ejercer de alguna forma la crítica puede hacerlo en Twitter o en un blog o como sea.

Me parece bien, no me parecen medios menos válidos, pero me parece bien siempre y cuando sea ejercida con mesura y con conocimiento. Yo siempre recuerdo a la gente que hace Días de cine que las películas pueden ser buenas, malas, muy malas o muy buenas, pero incluso las películas que son malas llevan mucho trabajo detrás y que bueno, pues una cosa es decir, esta película es una mierda y otra cosa es decir, pues también es mala por esto, por esto, por lo otro.

Hay que ponerse un poquito en la piel de los demás. Que a veces, y en particular en España, hay mucho riesgo detrás de hacer una película: gente que ha dedicado dos o tres años de su vida o que ha hipotecado su casa, y un crítico escribiendo una crítica o haciendo una pieza en televisión le puede llevar dos días o dos horas. No es comparable el tiempo que tú empleas en hacer una crítica con el tiempo que se emplea en hacer la película. Yo siempre digo eso.

3a257 whatsapp2bimage2b2021 03 302bat2b7.21.122bpm - 'Entrevistas de película' con Gerardo Sánchez - «No es comparable el tiempo que tú empleas en hacer una crítica con el tiempo que se emplea en hacer la película»

Otra de las cosas que más han cambiado a lo largo de los años ha sido el poder de las series. ¿Hay cabida en “Días de cine” para las series de televisión?

Esto es una cosa que nos planteamos muchas veces. Claro, eso que dices es cierto, digamos que ahora vivimos una segunda edad de oro de la televisión. La primera fue los 60 y esta segunda empezó hace unos años.

Pero claro, ahora mismo es una edad de oro porque las plataformas se han convertido de alguna forma en los sustitutos de los estudios clásicos de Hollywood, con lo cual es una factoría de producción permanente y una factoría industrial que producen con muy buena calidad.

A partir de ahí, tenemos siempre esta duda vital. ¿Se abre hueco para hablar de series? Si se le abre hueco, ¿cómo se hace?

Hasta ahora lo hacemos ocasionalmente, no de forma sistemática. ¿Por qué? Porque es complicado. Porque claro, una película cuando la ves y cuando hablas de ella en el programa está terminada, una serie está en construcción.

Puedes hablar ocasionalmente de que hay “tal serie interesante”. Por ejemplo, hablar de series que podemos considerar estupendas de último año, por ejemplo, Mare of Easttown o Gambito de dama ¿Hablas de ella al principio? ¿Hablas de ella al final? ¿Cómo lo haces?

Luego existe otra circunstancia, y es que es más fácil hablar de esto en un blog: en un blog hablas y escribes Nosotros trabajamos en televisión y tenemos que ilustrar ese contenido, ¿cómo lo ilustras? Porque claro, a fecha de hoy las distribuidoras y las productoras de cine sí que facilitan material, cada vez menos y de peor calidad, para que puedas hacer un producto televisivo.

Pues las distribuidoras, a fecha de hoy no, te facilitan material de series. A veces a mí me mandan screeners o links de visionado con marcas de agua, pero eso no me vale para trabajar, eso me vale para decir eso de “estupenda”, “este actor está estupendo”, “ojo a esta serie”, etc. Pero no puedo ilustrar.

Hay un recelo casi patológico por parte de las distribuidoras, en este caso las plataformas, para facilitarte esos materiales con los que puedas trabajar, con lo cual es un círculo un poco vicioso. Si nos diesen todas las facilidades para poder hablar de ellas, entonces podríamos platearnos “bueno, ahora tengo este material, ¿ahora qué hago?”

Pero como digo, es complicado el manejo de las series en televisión, en el formato semanal.

Sobre todo, que además claro, yo lo que preferiría sería tener dos programas o tres, ¿sabes? Preferiría tener 3: un programa de estrenos de cine, un programa de series y películas en plataformas, y digamos uno más cinéfilo. Pero la verdad es que no es así, entonces hay que elegir todas las semanas, de esos 55 minutos que tenemos de emisión, encajar montón de contenidos y dejando fuera muchos contenidos que podrían ser muy interesantes.

¿Le preocupa a Gerardo Sánchez o a TVE el número de espectadores que pueda tener “Días de cine” o “El clásico de la 2”?

Fíjate que nosotros llevamos 31 años, que es una auténtica barbaridad y una absoluta excepción en el mundo de programa de cine.

Muchas veces en a mí me han dicho diversos y sucesivos jefes que he tenido como buena intención y sin ninguna maldad “ah, pues a mí me gusta el cine”. Claro, te gusta el cine porque vas al cine y ves películas que eso hace todo el mundo, pero claro, eso no es saber de cine. Que te guste el cine no es saber de cine.

Luego están las franjas horarias. Días de cine se emite ahora mismo desde hace años en una franja horaria de 20:30 a 21:30. Que tiene una un recorrido de espectadores un tanto particular: Desde que empieza, va subiendo, va subiendo, va subiendo. Entra el telediario y pega un bajón importante en 10 – 12 minutos. Y luego ya sube mucho. Con lo cual, normalmente, triplicamos la audiencia.

Yo creo que hay que apostar por la cultura y, si estos programas son nichos, a lo mejor hay que aceptar que son programas nichos y que van destinados a un pequeño, pero muy importante, espectro de espectadores, o bien, hay que apostar y arriesgar por ponerlas en mejor horario.

Las películas de La 2 que dices, pues estas tienen muy buena audiencia, muy buena audiencia. A veces tienen tan buena audiencia que hacen mejor dato de audiencia que otros programas de otras cadenas que se están emitiendo en ese momento, y sale en las revistas, en los digitales, … “Días de cine clásico ha superado a La Sexta y a Cuatro”.

Bueno, pues a lo mejor es que la gente quiere ver buenas películas. Ahora voy a decir una barbaridad de estas que digo yo, pero estamos llenos de gurús televisivos que no tienen ni idea.

9a76d whatsapp2bimage2b2021 03 302bat2b7.21.122bpm2b252842529 - 'Entrevistas de película' con Gerardo Sánchez - «No es comparable el tiempo que tú empleas en hacer una crítica con el tiempo que se emplea en hacer la película»

Hablando de espectadores, cuando escoges que película poner para El clásico del lunes, ¿piensas en un tipo de espectador en concreto?

No, no, yo no elijo las películas. Eso lo elige alguien del departamento de compras en Televisión Española. A veces me mandan listados de las películas que tienen en oferta para comprar y les digo “pues esta está bien”, “esta me parece estupenda”, etc.

Yo comento estas cosas, pero luego se compran las que se pueden, las que están al alcance, etc. Luego la programación de La 2 organiza estos mini ciclos, que tienen bastante éxito y que la gente pide más. La gente pide más títulos y más ciclos, incluso más títulos semanales de cine clásico, cosa que aplaudo.

Pero mi participación es que a veces se digo “pues estaría bien esta o aquella”, pero luego pues se seleccionan las que tienen posibilidad de compras. Y al final, en el Clásico de la 2 pues yo lo que hago son las introducciones, y tan feliz.

Antes hablabas de que hay muchos gurús en el cine ¿Cómo ves el cine actual? ¿Realmente el cine está desapareciendo?

Bueno, las salas sí están desapareciendo, eso es un hecho, y el cine está en crisis desde hace siglos.

Esto es como lo del huevo y la gallina, ¿no? Ya en Last Picture Show de Peter Bogdanovich nos hablaba de un pueblo donde se cerraba el último cine, y era una película ambientada en el año 50. Las salas están desapareciendo desde hace tiempo, en España y en todo el mundo, porque desaparecen de los pueblos.

Si en un pueblo o en una ciudad pequeña no hay salas, es porque la gente dejó de ir al cine, entiendo. Porque era caro, porque no le interesaba o porque lo que le ponían no le interesaba; pero ahora las pueden ver en televisión y en plataformas.

Mi educación sentimental es la de espectador de verlas en sala, porque es donde he visto el 95 o el 98% del cine que he visto, pero también tengo una gran cantidad de películas en mi casa y estoy suscrito a todas ellas y veo muchísimas películas en casa.

Soy consciente de que mucha gente no tiene otra posibilidad de verlas. Entonces claro, no quiero caer en el elitismo ese del urbanita que dice “es que el cine hay que verlo en sala” porque eso está muy bien si tienes la sala disponible, si no tienes la disponible y quiere ver cine, pues mal asunto.

También te digo, yo entiendo perfectamente que haya mucha gente que haya dejado ir al cine. Yo mismo a veces voy al cine cuando no hay un pase de prensa, e incluso a veces en pase de prensa, y sufro por el grado de impresentables que hay. Claro, vas al cine a una sesión normal y es un “Oye, perdona, no estés mirando el móvil mientras estamos viendo la película. No estés contando la película al fulano que tienes al lado”. Y claro, me he tenido que enfadar a veces, y me han regañado “pero es que es usted muy exigente”, y yo les he contestado “perdón, pero es que yo he pagado una entrada y quiero ver la película. Si usted quiere comentar la película, quédese en su casa”.

Y dicho esto, más allá de mí, ahora te voy a comentar gente como Pepe Sacristán o Carlos Saura, con los que pude hablar de este tema me dicen, “El cine está muy bien, nos encanta el cine y las salas, pero la gente se porta tan mal que yo la veo tan ricamente en mi casa”.

Así que yo emocionalmente soy partidario del cine en salas, sin ninguna duda, pero la práctica y la realidad hacen que cada vez eso sea más complicado. ¿Cómo recuperas en ciudades pequeñas donde no hay salas, que ven programas como el nuestro que se habla de películas que jamás van a poder ver allí? Pues ahí tenemos un problema.

Entonces, si las plataformas salvan eso… Yo soy partidario desde hace años, así en plan friki, es que las películas estrenarán el día del estreno en todos los medios posibles: en salas, en DVD, Blu Ray, en plataformas, etc, y que cada uno elija lo que quiera.

Eso es lo que yo creo que habría que hacer. Pero yo digo esto y dicen que estoy zumbado.

eb231542 ba52 4139 a126 71095454608b 16 9 aspect ratio default 0 - 'Entrevistas de película' con Gerardo Sánchez - «No es comparable el tiempo que tú empleas en hacer una crítica con el tiempo que se emplea en hacer la película»

Viendo el último “Días de cine” (con un gran Luis Tosar), pensé este pequeño juego, preguntar al entrevistador lo que este le pregunta al entrevistado, así que vamos allá:

¿Personaje de la historia del cine qué te encanta?

Puede ser John Wayne en El hombre tranquilo, como puede ser también Errol Flynn en Murieron con las botas puestas, hay muchos… También Henry Fonda en My Darling Clementine, John Wayne en Centauros del desierto, aunque fuera un personaje siniestro… Puede ser Harrison Ford en Star Wars o En busca del arca perdida o puede ser Tony Leung en In the mood for love.

Yo tengo mi espectro de mimesis muy grande.

¿Actores de la historia del cine que adoras?

Un mundo de actores, desde Marcello Mastroianni hasta Toshirō Mifune, pasando por Fernando Fernán Gómez, López Vázquez, James Stewart, Henry Fonda, … Yo qué sé, es que hay una cantidad y seguro que me dejo alguno, ¿eh? Pero es que hay un puñado.

Es que me gustan los actores que da igual lo que hagan, que siempre están excelentes. Pueden hacer de piedra y te lo crees. Michael Caine, Sean Connery, …

¿Actrices de la historia del cine que adoras?

Pues fíjate, siempre estuve medio enamorado perdidamente, incluso de adolescente, que tenía la pared de mi habitación llena de fotos suyas, de Katharine Hepburn, que me parece de las más grandes actrices de la historia del cine.

Y luego, por supuesto, me gusta Bette Davis o Giulietta Masina, que es otra de mis debilidades absolutas.

Luego también adoro a Meryl Streep, Ingrid Bergman, Greta Garbo, Marlene Dietrich, …

¿Película que no te gustó o que detestas?

Por ejemplo, no me gusta el Érase una vez en América, creo que Sergio Leone digamos que está un poco sobrevalorado, porque además a la gente le gustan sus películas por la música de Morricone.

Érase una vez en América no me gusta por dos cosas concretas que me sacan completamente de la película: Una, el encadenado sonoro del timbre del teléfono, que es un desbarre de tiempo. Segunda, nunca en la historia de las películas que he visto, de las miles de películas que he visto en mi vida, he visto una música tan pésimamente utilizada como en Érase una vez en América (teniendo una banda sonora estupenda de Morricone y teniendo la película momentos muy bonitos). ¿Cómo usa una versión del Yesterday de los Beatles para evocar el ayer?

Por ejemplo, películas recientes que no me han gustado y me hicieron salir del cine profundamente irritado y muy enfadado después de ver Hereditary. Es una película farsante como pocas. Una mala copia de La semilla del diablo que empieza muy bien en los primeros 40 minutos, y luego se le empiezan a ver las costuras y madre mía… ¿A qué va a qué va a hacer esto? ¿A qué lo está haciendo? ¿Cómo puede ser? Mira chaval, vete por ahí.

¿Momento favorito de la historia del cine?

Eso hay muchos, que te voy a contar. Por decir uno de las personas que me parece que más ha dado al cine, y a mí emocionalmente en el cine, Chaplin y el final de Luces de la ciudad. Hay muchos momentos, pero al final de Luces de la ciudad me parece portentoso, porque es pura poesía. Es cuando ella le reconoce a él, primero tocándole las manos porque ya no es ciega, y entonces ella le reconoce y le dice “Eres tú”. Eso me parece una cosa absolutamente impresionante.

Hasta aquí la entrevista. Me gustaría dar de nuevo las gracias a Gerardo Sánchez, por su tiempo, sus ganas y su interés. Me gustaría acabar el post dedicando esta entrevista a mi abuelo, con quien he compartido tantas charlas sobre Los clásicos de La 2.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here