Empezamos un nuevo mes y nos adentramos en pleno octubre. Empiezan a bajar las temperaturas y, ¿qué mejor que despertarse con el aroma de una buena taza de café? Y es que hoy queremos dedicar este post a ese brebaje que nos da energía en esos días en los que nos cuesta más despegarnos de las sábanas o cuando por la ventana vemos un día gris, lluvioso. ¡Hoy es el día mundial del café!

Sabemos que nuestro archienemigo covid-19 nos está poniendo las cosas difíciles y que ir a nuestra cafetería favorita se ha convertido en una carrera de obstáculos en algunos lugares. Pero cuando hay dificultades el ingenio siempre acude a nuestra ayuda y para ello, en este post queremos recuperar a nuestra glamurosa Audrey Hepburn y su fabuloso Desayuno con diamantes.

Desayuno con diamantes es una comedia con tintes melancólicos de 1961, dirigida por Blake Edwards y basada en la novela de Truman Capote. Como actores principales veremos a Audrey Hepburn en el papel de Holly Golightly una caprichosa aspirante a actriz, George Peppard (sí, Hanníbal de El equipo A) como el nuevo vecino de Holly y un entrañable pelirrojo de cuatro patas al que conocemos como Gato. Otro aspecto inolvidable de la película es su banda sonora, de Henry Mancini, con “MoonRiver” a la cabeza, canción que fue galardonada con el Oscar a la mejor banda sonora.

Un buen rincón donde tomarnos el café

Estaréis de acuerdo conmigo en que cuando oímos el nombre Audrey Hepburn evocamos la famosa imagen de la joyería Tiffany & Co en Nueva York y al lado de ella, a nuestra querida actriz con sus estilosas gafas de sol, un collar de joyas, un espectacular recogido y un vestido de fiesta largo negro y… comiendo un croissant mientras admira las joyas que se exponen en el aparador. Y es que el personaje de Holly Golightly tiene como rutina desayunar con su mejores galas delante de Tiffany & Co. ¡Bien por ti Holly!  No hay nada como disfrutar de un buen café en tu lugar preferido, en este caso una tienda. ¿Que no podemos ir a nuestra cafetería de siempre por culpa de las restricciones? Seguro que tenemos algún lugar especial, significativo con buenas vistas y no muy lejos de nuestra casa donde poder sentarnos con nuestro café en mano preparado en casa o comprado en una cafetería de barrio. Y al llegar a nuestro rincón favorito, saborear nuestro café y coger fuerzas antes de empezar el nuevo día.

Incluso si el barrio donde vivimos no es nuestro lugar preferido siempre podemos coger nuestra taza predilecta, llenarla con el mejor café solo, con leche, con hielo…¡free style! y hacer de nuestro sofá nuestra cafetería personal, aunque quizás no vayamos de punto en blanco como Holly.

Si aún no habéis tenido la oportunidad de adentraros en la vida de la peculiar Holly Goligthly os animo a ver Desayuno con diamantes. Y compartir un café y un bollo con ella y su compañero de piso Gato.

Desayuno con diamantes está en Amazon Prime disponible bajo la opción alquilar o comprar. ¡A disfrutar!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here