Desde hace ya mucho tiempo Francia es embajadora de grandes comedias. El próximo día 9 de agosto llega a nuestra cartelera la nueva comedia francesa Un verano en Ibiza protagonizada por Christian ClavierMathilde Seigner. ¿Queréis saber qué nos ha parecido? Seguid leyendo…

Ibiza, ciudad de vacaciones

La película nos habla de Philippe, un médico conservador de unos sesenta años que quiere ganarse a los hijos de su novia y, con esta esperanza, se va con ellos de vacaciones a… Ibiza. Rodeado de jóvenes a la última moda y adolescentes insoportables, Philippe se siente como un pez fuera del agua. Ibiza está muy lejos de ser el lugar idóneo para las relajadas vacaciones familiares que él esperaba.

Buenas cartas, floja jugada

Estamos en verano y, como cada verano, cae un estreno mínimo de películas donde la temática general son las vacaciones familiares. Eso significa que cada vez el género está más gastado y cuesta más innovar, por eso no era tarea simple para Un verano en Ibiza sorprendernos. ¿Cuál es el veredicto?

Digamos que la película es un 50 – 50 de aciertos y fallos. Vayamos por pasos.

Sus dos personajes principales (Clavier y Seigner) están en estado de gracia. Las actuaciones del actor y la actriz, sumado a sus personajes tan característicos (una joven madre mal organizada y alocada y un adulto camino a la vejez chapado a la antigua) unido a unos escenarios rocambolescos (discotecas, drogas, etc) hacen que el espectador se ría en varias ocasiones a lo largo del film.

Esto está muy ligado a un aspecto negativo (el que más en mi opinión): el papel de los hijos. Creo que son todo lo contrario al padre y a la madre. Su personalidad es poco graciosa o inteligente, son el prototipo de jóvenes artificiales que hemos visto tantas veces. Y no solo es que sus personajes sean flojos, su trama también. Por un lado tenemos a un chico en busca de su amor de verano y por el otro a una chica que conoce a un chico, lo dicho, algo muy básico.

Luego nos encontramos con el destino de los protagonistas, Ibiza. El director enseña el edén que puede llegar a ser la isla balear (sus playas y sus pueblos) pero también la parte más fiestera (sus discotecas y sus excesos). Y aquí pasa un poco como con los personajes, funciona bien y mal a partes iguales.

Como espectador disfrutas de los paisajes costeros, de las casitas baleáricas, incluso de las bromas que hacen referencia al mundo de la noche. Pero en ese último apartado cae en excesivos tópicos y reiteración, pretende vender a la isla como un local donde solo se vende droga y alcohol, y eso acaba bajando el nivel de risas e interés.

Por último, tendríamos que comentar su duración. La película dura 1 hora y 27 minutos, y la queja no va por su duración, sino por la sensación de esta. La primera mitad de la película es fresca y novedosa (dentro del género), pero en su segunda mitad se vuelve lenta. Y eso es debido a los puntos negativos citados anteriormente, la trama de los hijos y los continuos chistes sobre los excesos de la isla, lo cual es una lástima.

Resumen

En conclusión ‘Un verano en Ibiza’ es una comedia que se deja ver. Con una premisa interesante que avanza por un sendero donde acaba haciéndose monótono y lento a causa de chistes y gags muy repetitivos y unos personajes poco consistentes con demasiado protagonismo. En paralelo el espectador viaja a través de paisajes veraniegos y de fiesta que entretienen y hacen disfrutar.

No será la mejor comedia del verano, ni de lejos, pero sí que es posible que disfrutes mínimamente durante el período de tiempo que la veas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here