Hace apenas un mes se estrenó Toy Story 4el (supuesto) final de la saga de los juguetes de Andy que nos ha acompañado a lo largo de casi 25 años. Nosotros ya hemos podido verla (mejor tarde que nunca), ¿queréis saber nuestra opinión? ¡Sigue leyendo!

Sheriff Woody: Misión conseguir la felicidad de Bonnie

Woody siempre ha tenido claro cuál es su labor en el mundo y su prioridad: cuidar a su dueño, ya sea Andy o Bonnie. Pero cuando Bonnie añade a Forky (un nuevo juguete de fabricación propia) a su habitación, a Woody se le complicará esta tarea. Forky no entiende que es ser un juguete, no entiende su propósito. Así que cuando Bonnie y su familia hacen un viaje en autocaravana, Forky decide escaparse.

Esto obligará a Woody, Buzz y compañía a buscarlo y traerlo de vuelta. Lo que no saben es que en esta aventura encontrarán a nuevos amigos, antiguos conocidos y villanos que no se lo pondrán fácil.

Disney · Pixar, los reyes de la animación

Como bien decíamos al principio, hará casi 25 años del estreno de Toy Story, por eso no es inimaginable que haya habido mejoras en la animación de la saga. Ya se dio un buen paso de Toy Story a Toy Story 2, y obviamente la mejora técnica que se dio con la tercera entrega fue increíble. Por eso parecía casi imposible que en esta cuarta entrega este aspecto nos sorprendiera… pero por suerte para nosotros, error.

La capacidad de realismo que han conseguido los estudios Pixar con Toy Story 4 es digna de admirar. Las expresiones y cinemática de cada personaje, el juego de texturas para cada uno de los juguetes, cada detalle en los diferentes escenarios donde transcurre la historia, y un sinfín de etcéteras.

En conclusión, un disfrute visual.

Un buen viaje en autocaravana, pero con algún bache que otro

Si dejamos de un lado el apartado técnico y nos centramos en el argumental hay distintos aspectos a comentar. Por un lado, decir que Andrew Stanton y Stephany Folsom construyen un guión donde consiguen volver a llevarnos en un trayecto emocional muy diverso: risa, tristeza, sorpresa… Es decir, nos brindan una aventura que disfrutarán los más pequeños, pero también los más mayores.

Eso sí, es inevitable sentir que en este trayecto hay mucha cosa que ya hemos visto antes. No es de extrañar que muchos de los recursos que vemos en pantalla para desarrollar la trama o entretener al espectador no sean nuevas (se han visto a lo largo de las tres películas previas). A partir de ahí el espectador ha de decidir si eso le satisface o le falla (en mi caso se da un 50 – 50, determinados momentos funcionan y en otros no tanto).

Respecto a los personajes hay que diferenciar entre los ya vistos y los nuevos. Respecto al primer grupo decir que es la entrega donde mas peso cae sobre Woody y Buzz. Si las anteriores entregas conseguían hacer un buen tándem entre minutos de metraje y peso en la trama para todos los personajes (y eso que había una alta diversidad), en esta los juguetes originales quedan en un segundo plano paro dar máximo protagonismo al vaquero y al héroe espacial. ¿Eso funciona? Es indudable que los dos protagonistas se comen la pantalla y entretienen sin problemas, pero para aquellos (como yo) que disfrutan de unos secundarios de lujo, van a sentir como que les falta algo.

Y respecto a los nuevos personajes estoy muy satisfecho. La vuelta de Bo Peep sería lo más destacable, yo la eché mucho a faltar en la anterior entrega, y esa fuerza e independencia que le otorgan en esta hacen de ella un gran personaje. Respecto a Forky, el nuevo juguete de Bonnie, convence más hacia la mitad – final del film que no en su inicio, que es mas pesado que otra cosa. Y por último mencionar que Gabby Gabby es una villana con mucho peso que interesará muchísimo al espectador.

Conclusión

Básicamente podríamos concluir que esta cuarta entrega es emotiva, graciosa y emocionante. Consigue volverte niño y hacer que disfrutes de otra gran aventura de tus juguetes favoritos. Pero aun con su capacidad de superación, peca de enseñar personalidades de personajes o elementos narrativos que ya hemos visto en entregas anteriores. Su final es perfecto y emotivo, pero tiene el hándicap de no poder igualar la perfecta entrega (y perfecto final) de su anterior entrega. Como hemos dicho el apartado técnico de Toy Story 4 no tiene ni una fisura. Simplemente hay que sentarse, verla y disfrutar.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here