Pares y Nones

Casi 20 años después de su publicación inicial, la novela de Malorie Blackman Pares y Nones finalmente ha llegado a la pantalla. La muy elogiada historia presenta una trama alternativa donde África colonizó Europa, incluido el Reino Unido, creando una clase de élite de personas negras (pares) que oprime a personas blancas (nones). En este contexto, se desarrolla un romance prohibido entre la joven negra y privilegiada Sephy (Masali Baduza) y el joven blanco Callum (Jack Rowan).

Una historia de Romeo y Julieta en un universo alternativo

El romance entre los dos protagonistas es un poco tambaleante. Callum y Sephy pasan de apenas reconocerse el uno al otro a estar locamente enamorados. Y los guionistas aparentemente confían en Romeo y Julieta como modelo. La dinámica entre ellos es prometedora en varios puntos. Pero la sensación subyacente es que el espectáculo se apresura a su romance sin sentar las bases primero. La química entre Rowan y Baduza tampoco ayuda. Sus momentos en pantalla no son muy convincentes. Y, aunque en ocasiones su torpeza pueda resultar entrañable, nunca se hace evidente de donde proviene exactamente su profunda conexión. Sin embargo, ambos personajes son agradables y, a través de sus peligrosas circunstancias, el espectáculo genera una tensión sólida.

Pares y Nones - Sephy & Callum

De hecho, un sentimiento de peligro impregna Pares y Nones, establecido en una escena dramática de apertura e impuesto a partir de entonces por sus formidables antagonistas. Por un lado, está el paranoico y actual novio de Sephy, Lekan (Jonathan Ajayi), cuyas severas inseguridades le dan una imprevisibilidad aterradora. Y por el otro, está el volátil hermano de Callum, Jude (Josh Dylan), cuya furia ardiente en el régimen de los pares lo lleva a juntarse con gente no apropiada. Mientras tanto, el padre de Sephy, el político de alto rango Kamal Hadley (Paterson Joseph), tira de los hilos desde arriba. Su intriga política se presenta como algo amenazante, aunque sus discursos poco sutiles lo debilitan un poco.

Pares y Nones - Jude

Un diseño de producción excelente

Si en algo destaca Pares y Nones es en su diseño de producción, presentando una versión radicalmente diferente de Londres influenciada por cientos de años de cultura y moda africanas. Filmada en Ciudad del Cabo, la ciudad se siente creíble y habitada, mientras que los detalles en vestuario, peluquería, maquillaje y escenografía recuerdan a la película de Marvel Black Panther, aunque en una versión a menor escala.

Con estos elementos excepcionales, Pares y Nones se siente como una serie en la cúspide de la grandeza. Pero no llega a despegar del todo. Es un espectáculo entretenido, y un valiente intento de adaptación de los queridos libros de Blackman, pero no es tan profundo ni desgarrador como podría (o debería) ser.

67D2BD8B ED79 4CCC BFA3 2854913FD544 - Crítica “Pares y Nones” (Noughts + Crosses)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here