Jojo Moyes vuelve a al cine. Bueno, más concretamente la adaptación de una de sus novelas. Después del éxito de Antes de ti, Netflix nos trae La última carta de amor, una historia romántica ideal para una tarde de sofá en casa.

Un reparto estupendo en un guion irregular

Para quien no haya visto ningún avance, La última carta de amor cuenta la historia de Ellie Haworth (Felicity Jones), una ambiciosa periodista que descubre un tesoro de cartas secretas de amor de 1965. Fascinada, decide resolver el misterio de esta aventura prohibida. A medida que descubre la historia que hay detrás de Jennifer Stirling (Shailene Woodley), la mujer de un acaudalado empresario, y Anthony O’Hare (Callum Turner), el periodista financiero nombrado para cubrir su vida, la historia de amor de la propia Ellie comienza a desarrollarse con la ayuda de un archivista serio y adorable (Nabhaan Rizwan) que la ayuda a localizar más cartas.

Seamos sinceros. No es una historia innovadora, pero es suficientemente entretenida para todo amante del género romántico. El elenco está maravilloso, sobre todo Woodley y Turner, que demuestran su química en pantalla en cada escena que comparten juntos. No se puede decir lo mismo del dúo Jones y Rizwan, quienes, a pesar de hacer todo lo posible por salvar su inexistente historia de amor, no salen tan bien parados como sus compañeros. Todo eso es debido al desequilibrio que existe en el guion, que desarrolla bastante bien el romance ocurrido en el pasado, pero se olvida de dar forma al que sucede en el presente. De modo que es fácil sentir interés por ciertos personajes, mientras que otros apenas sirven como peones para contarnos la historia central.

E0JJggHWYAIhA3l 1024x614 1 - Crítica "La última carta de amor" - Romance ideal de verano

Y, como servidora no se ha leído el libro, no podré opinar sobre si es buena adaptación o no. Aunque, viendo lo visto, seguramente se haya quedado corta con respecto a la novela. No obstante, fans de las películas románticas y de Felicity Jones y compañía la disfrutarán sin más pretensión que pasar un buen rato. Daniel Hart (A Ghost Story) firma una partitura seductora que te atrapa como un romance pasional de verano. La fotografía es exquisita, y junto con el buen trabajo de maquillaje y peluquería y vestuario, nos sumergimos de lleno en esos años 60 cargados de tórridos amores que nos recuerdan a muchos clásicos del Hollywood de la época. 

En definitiva, tiene los elementos necesarios para gustar. La última carta de amor ofrece una historia convencional y azucarada, con situaciones previsibles. Pero si eres fan del género te dará absolutamente igual. Felicity Jones, pese a no salir ganando por la irregularidad de su arco argumental, está estupenda. Shailene Woodley desprende glamour y brilla en pantalla. El elenco masculino no destaca demasiado pero cumple su función. De modo que, aun sin sobresalir, es una opción interesante y entretenida para dejarse llevar. Porque estos romances son atemporales, como las cartas escritas a puño y letra. Algo que, pese a todas las modernidades existentes, sigue persistiendo con la misma fuerza que un amor prohibido a lo largo de los años.

E0JJggDWUAE1uKB 1024x725 1 - Crítica "La última carta de amor" - Romance ideal de verano

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here