Hace ya dos años que Andy Muschietti nos ofrecía el remake del clásico de Stephen King, It. El viernes pasado el payaso Pennywise volvía a nuestros cines. ¿Está la secuela a la altura de su predecesora? Sigan leyendo…

Hora de volver a casa

Han pasado casi 30 años desde que el «Club de los Perdedores» se enfrentaran al macabro y despiadado Pennywise (Bill Skarsgård). En cuanto tuvieron oportunidad, abandonaron el pueblo de Derry, en el estado de Maine, que tantos problemas les había ocasionado.

Sin embargo, ahora, siendo adultos, parece que no pueden escapar de su pasado. Todos deberán enfrentarse de nuevo al temible payaso para descubrir si de verdad están preparados para superar sus traumas de la infancia.

De la infancia a la adultez

Muschietti no tenía nada fácil repetir el éxito (y la calidad) de su predecesora. En esta segunda entrega se metía en un terreno de juego con variables muy distintas, donde lo que tenía más peso eran sus personajes.

Su primera entrega nos presentaba a unos protagonistas muy distintos entre ellos, pero con un factor en común: el hecho de sentirse unos perdedores y unos incomprendidos. Pero cuando los protagonistas están juntos, obtienen un sentimiento de esperanza y de superación que el espectador disfruta.

¿Consiguen los ‘nuevos Losers’ ese mismo resultado? Sí y no. Cada uno de los actores que interpreta a los protagonistas se mete de lleno en el papel y consigue que veas ese paso de infancia a adultez. Seguimos viendo en cada uno de ellos esas personalidades, esos deseos, eso miedos, etc., que les hacían tan característicos (algo muy satisfactorio).

It: Chapter 2 nos relata una historia muy emocionante (en lo que ha sentimientos se refiere). La película, quitándole el género de terror, es una película que habla de luchas internas de los personajes para afrontar los horrores y los traumas de la infancia (y no tan de la infancia).

¿Entonces cuál es el problema? Que estos nuevos ‘Losers’ funcionan bien cuando están juntos, cuando van por libre la cosa falla. En un momento de la trama (sin hacer spoilers) cada uno de los perdedores debe ir por libre por el pueblo de Derry, y ahí es cuando la historia se hace mas pesada. Esto pasa por diferentes factores: la larga durada de cada aventura individual, la monotonía de las secuencias y por la semejanza de las escenas individuales de la película anterior.

Pero por si los nuevos protagonistas no acabasen de de gustar a alguien, la película trae de vuelta a los ‘Losers’ originales. Estos vuelven en modo de flashbacks, y es a través de estos flashbacks que podemos descubrir aún mejor a cada uno de los jóvenes protagonistas.

¿Són estos flashbacks necesarios para la trama? No. ¿Valen la pena? Personalmente, sí. Yo, tanto ‘It’ como ‘It: Chapter Two’, no las veo como películas de miedo, prefiero verlas como historias de superación de esos miedos. Entonces, cada detalle nuevo que puedan ofrecer los personajes los veo relevantes y muy interesantes (influyan o no en la historia).

Pennywise y las pesadillas

Pero aún no hemos hablado de los dos otros grandes protagonistas: el payaso de Derry y sus terribles pesadillas…

El aumento de duración en una película de terror (169 min. VS 135 min.) conllevaban un aumento de sustos y miedos por parte de Pennywise. ¿Ha salido airoso?

Pues este factor ha sido también uno de los puntos menos correctos de todos. Sí que hay muchos momentos de sustos, pero ese no es el problema. El problema es la calidad de estos.

Si en su anterior película los sustos eran más sutiles (concisos y menos visuales), en esta entrega los sustos son más bastos (son más largos y demasiado claros). Este cambio puede haberse dado por el aumento de presupuesto en la cinta, con lo que han invertido en un CGI más alto para las pesadillas de los protagonistas.

Esto a mí parecer es un error porque una vez ves ‘al monstruo’ el factor de miedo desaparece, y lo único que queda es ver durante un par de minutos a un protagonista correr delante de su miedo (pero sin hacer sentir nada al espectador).

Lo mismo con Pennywise. El exceso de efectos visuales hace que a lo largo del film vayas perdiéndole el miedo, que ese plato principal de malas sensaciones se vaya perdiendo. Y a la vez, que veamos menos el talento interpretativo de Bill Skarsgård.

La atmosfera de Derry

Antes de concluir esta critica se tenia que hacer una mención a un factor que, tanto en la anterior como en esta, está muy logrado: su atmósfera.

Si dejamos de lado el guión o la trama principal, es innegable que Muschietti y todo su equipo han creado una atmosfera muy correcta. La dirección, su música, su fotografía, etc., son elementos bien compaginados que dan lugar a un más que correcto clímax.

Conclusión

En definitiva ‘It: Chapter Two’ es inferior a su predecesora (es imposible no hacer una comparación), y eso influye en tu percepción del film.

Esto es así porque no funciona como película de terror. Sino que funciona por la historia de grupo, por todo lo que nos quieren explicar los protagonistas.

La excesiva duración (y ordenador) de las secuencias de miedo provocan una falta de interés en estas, además de disfrutar poco de Skarsgård.

Pero su clímax se mantiene intacto, con lo que las escenas quedan equilibradas en cierta manera. La vuelta de los niños en pequeñas dosis también es acertado.

En definitiva, no esperes ver una gran película de terror, pero sí una gran historia de amistad y de superación (que realmente es lo que vale la pena).

PD: Mención especial a Bill Hader como Richie, todo él está excelente y en muchos momentos salva la película.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here