Los creadores de Your name – el anime más taquillerode la historia – han vuelto a hacerlo. Flavors of Youth nos regala una dosis de sentimientos tan diferentes que remueven nuestro interior de forma delicada, dejándonos una sensación agridulce al final. Porque los recuerdos son así, buenos y malos, al igual que las decisiones que tomamos en la vida. Os invitamos a adentraros y conocer estas tres tiernas historias que despertarán vuestra nostalgia por esos momentos del pasado cargados de felicidad.

Cosas insignificantes cargadas de emoción 

Sin duda, cualquier elemento de nuestra vida puede significar algo importante para nosotros. Eso es lo que tienen en común los protagonistas de cada historia. Narrado como una bella poesía e hilado con precisión, nos encontramos con un guión muy acertado que permite al espectador identificarse con los personajes. Un simple plato de comida, el color de un vestido o una grabación de casete pueden significar mucho y evocarnos recuerdos felices. Eso es lo que le se sucede a nuestros personajes. Y conseguimos conectar con ellos, con sus sentimientos, con sus miedos. Lo hermoso de cada historia: las emociones tan reales que describe. Esa es la clave. 

Calidad visual

Como siempre, la animación japonesa nos ofrece trabajos impecables. Esta película no es la excepción. La calidad de los paisajes, de los elementos naturales como la lluvia (muy relacionados con las emociones de los personajes), incluso un simple plato de comida hacen que el espectador disfrute de puro arte visual. Será una delicia para los amantes de este género. 

¿Recomendamos Flavors of Youth”?

Si bien es cierto que no es la mejor película de anime que he visto, merece su visionado. Aunque hay ciertos elementos que habrían embellecido más la trama, (he echado de menos una banda sonora más trabajada), estas tres historias individuales que constituyen el filme funcionan de maravilla. Nota importante: si estáis deprimidos, no la veáis. Por muy esperanzador que sea el final de cada historia, las notas tristes están presentes, sonando como una melodía suave pero profunda que nos acompaña toda la vida. Si, por el contrario, estáis en el mejor de vuestros momentos, un poco de nostalgia en la vida no hace daño. 

Podéis disfrutar de esta joya en Netflix. Os animo a darle una oportunidad. Hasta pronto, queridos terriceros. 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here