El 4 de septiembre llegó a Netflix la nueva película del director y guionista Charlie Kaufman: Estoy pensando en dejarlo (I’m thinking of ending things). Alabada por al critica, y mayormente vapuleada por el público, la nueva película de Kaufman promete ser la película del momento en todo time line de Twitter. Aquí os dejamos nuestras impresiones.

Los padres de él

La premisa de la película es sencilla. Estoy pensando en dejarlo empieza con los pensamientos de una mujer (Jessie Buckley) que está a punto de embarcarse en un viaje de carretera para conocer a los padres de su novio Jake (Jesse Plemons), con el que lleva tan solo unas cuantas semanas y al que ya está pensando en dejar.

Nada es lo que parece

Antes de nada, hay que dejar claro una cosa: no es «la típica película» de protagonista que conoce a los padres de su pareja, para nada. Aunque la sinopsis (o incluso el propio título que le he dado a la sinopsis) sugieran esto. Es algo superior que intentaremos desarrollar.

Estoy pensando en dejarlo es compleja, muy compleja, y es por ello que es difícil entrar en materia sin hacer spoilers (algo que voy a intentar hacer). Así que hablaré de ella de una forma muy general y entrando en la estructura como foco principal de la crítica para poder hacer entender por qué no me ha gustado. Vamos allá.

1 L3Gli6utH53eeVzHVE3gsw scaled - Crítica “Estoy pensando en dejarlo” – Estoy pensando en que no vale la pena

En la película lo primero que vemos es a Lucy (que se plantea la relación con su pareja) entrar en el coche de Jake para conocer a sus padres. A partir de ahí hay unos largos minutos en los que la pareja entabla conversación sobre diferentes temas de la vida o de su relación. Aquí la película es posible que no empiece de la manera correcta, digamos que a diferencia de películas que usan este recurso como sería Antes del amanecer (en la cual, los temas que se abordan o cómo se abordan son muy interesantes), en la película de Netflix no lo son. Son temas que pueden interesar más o menos, pero no son trascendentales ni reflexivos como cabría esperar. Aun así, no es algo malo del todo ya que te permite ver y entender las dos personalidades de los protagonistas.

El plato fuerte empieza cuando la pareja llega a la casa de los padres. Esos minutos son literalmente ORO. Es en ese momento exacto en que toda la película cambia de género: si en un inicio se veía como un drama, la película da un giro de 180 grados en la que pasa a ser un thriller psicológico de un nivel altísimo, incluso podríamos hablar de una película de terror. Si hacía el falso símil inicialmente de Los padres de él, hablo muy enserio si en verdad la comparo con la reciente Déjame salir. La casa de los padres (interpretados por Toni Collette y David Thewlis) es una atmósfera de misterio, donde nada es lo que parece. Tiempos cronológicos salteados, habitaciones prohibidas, cambios de humor constantes, fotografías que se transforman y mucho más.

itoet unit 03123 r 1596729222 - Crítica “Estoy pensando en dejarlo” – Estoy pensando en que no vale la pena

El espectador no entiende lo que esta viendo, pero es lo suficientemente interesante, anecdótico y atrayente como para seguir atento en cada segundo. En gran parte por el trabajazo interpretativo de Collette y Thewlis. Si realmente te quedas atrapado por el misterio es por ellos y por a la puesta en escena. Como digo, los minutos de metraje de este parte son increíbles y no tengo ninguna pega.

El problema viene a continuación. Cuando los protagonistas deciden volver a su casa, cuando los padres desaparecen y esa misteriosa casa desaparecen de pantalla. Y es que hay unos larguísimos y lentísimos minutos de escenas en el coche, esta vez con diálogos aún más pesados, vacíos y con tintes de superioridad (se tejen unos diálogos en los que Kaufman intenta demostrar que sabe de todo y quiere que el espectador lo sepa, o esa sensación me da a mi).

Y por último, cuando la escena larguísima (de verdad, creo que hay infinitos minutos en ella) del coche acaba, todo se vuelve a tirar por la borda con unas escenas finales totalmente catastróficas. Catastróficas en el sentido de que visualmente pueden ser buenas, pero sin un buen contexto, sin un buen guión, sin un buen por qué, sin un buen todo, no sirven de nada. Si antes Kaufman quería a través de la palabra demostrar su intelecto y su superioridad, en estas escenas es a través de lo visual que quiere demostrar lo bueno que es en lo suyo, pero de nada sirve ser bueno si no eres honesto con tu relato.

Im Thinking of Ending Things 4 1 - Crítica “Estoy pensando en dejarlo” – Estoy pensando en que no vale la pena

En esta parte final no entiendes nada de lo que ves. En las escenas de la casa de los padres tampoco sabías qué pasaba, pero la diferencia estaba en que en la casa de los padres había cierto interés en saber el porqué de la incógnita, mientras que aquí el interés es nulo, ya que llevas cientos de minutos esperando una lógica – razón que nunca llega – y solo ves juegos de cámaras, coreografías y similares que solo disfruta el director, no el espectador. De esta parte destacaría a Plemons, que aunque le relato esté vacío, él brinda una buena interpretación que incluso llega a emotiva incluso teniendo tanto ruido de fondo.

Conclusión

En definitiva se podría decir que la película de Kaufman (como su filmografía en general) es algo bueno para el cine: nos aporta algo nuevo, un estilo propio, una manera de ver los sentimientos de los personajes de manera distinta, … Pero obviamente será algo que no guste a cualquiera, como es mi caso. Sus diálogos y escenas que tienen esas trazas de superioridad intelectual la hacen extremadamente chirriante. Estoy pensando en dejarlo es, de los pocos estrenos que tenemos, uno muy difícil de disfrutar.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here