Las grandes sagas de videojuegos tarde o temprano se extienden algún ámbito fuera de las consolas, ya sean series, películas, libros, comics, etc. El pasado viernes fue el turno de la mítica saga de videojuegos Pokémon, concretamente se estrenó ‘Detective Pikachu’, con Justice Smith y Ryan Reynolds. ¿Queréis saber qué nos ha parecido? Seguid leyendo…

En busca de Harry Goodman

La película empieza con la misteriosa desaparición del detective privado Harry Goodman. Cuando Tim, su hijo, investiga acerca de este caso, se encuentra con el compañero Pokémon de su padre, un pequeño y adorable Pikachu. Pero este Pikachu no es como los demás Pokemons, por alguna extraña razón Tim y él son capaces de comunicarse el uno con el otro, con lo que deciden unir fuerzas y sumergirse en Ryme City a la búsqueda de alguna pista que permita saber el paradero de Harry Goodman.

El viaje Pokémon a la gran pantalla

Hay que empezar diciendo que Detective Pikachu tenía una meta nada más ser anunciada: ser una buena adaptación cinematográfica de la saga de videojuegos. A lo largo de los años han salido muchas adaptaciones, y no nos engañemos, no han sido muy buenas. Así que Detective Pikachu podía ser la excepción a la regla, o una mas para el montón. Pero tengo la suerte de decir que no, que no es una mala adaptación, al contrario, es una película donde ningún fan de Pokémon se va a sentir engañado, básicamente por 3 factores:

Primero de todo, el apartado técnico y de post-producción es excelente. No solo el ambiente urbano está muy logrado, sino que los Pokemons tienen un alto realismo que encantan al espectador. Hay muchas cosas que podrían haber salido mal: una Ryme City altamente artificial, unos Pokemons muy falsos y mal elaborados, batallas Pokemons mal desarrolladas, etc. Pero no, posiblemente el punto mas fuerte de la pelicula se basa en el respeto y cariño que se han tratado los aspectos técnicos de la pelicula para los fans.

Segundo, su trama. Otro cliché en el que el film podría haber caído sería en un argumento infantil y simplemente entretenido para infantes. Pero por suerte para esos fans de Pokémon con unos años de más, la trama sirve para todas las edades. Su humor, su evolución, sus plots twists (que hay bastantes) y sus personajes son de disfrute tanto para pequeños como para adultos.

Por último, sus referencias. Este último punto va destinado a los espectadores ‘fans’. Si los dos últimos puntos hacían referencia a espectadores universales, aquí tengo que hacer mención solo a un grupo de ese colectivo. Todos esos espectadores que hemos crecido con Pokémon, que seguimos jugando a Pokémon y que seguiremos inmersos en este universo muchos años más, disfrutaremos un tanto porciento más de esta película que los demás. Su cantidad de easter eggs son una delicia y un disfrute.

Pokémon tipo: Aspectos negativos

Ahora bien, aunque la alabe tanto, hay unos determinados aspectos que no han sido de mi agrado. Y son unos aspectos que eran fácilmente evitables, por lo que aún me molestan más, porque podría haberles quedado una película más redonda aún.

Si bien he alabado su trama, tengo que poner una pequeña pega, y es la velocidad del film. Creo que la primera mitad de la película cuenta con una timming perfecto para una presentación y un desarrollo bien construido. Pero en la segunda mitad, todos los acontecimientos padecen un aumento de velocidad que deteriora la calidad de la película.

Eso deja al espectador con un poco de mal sabor de boca, ya que no puede acabar de disfrutar al 100% del desarrollo y conclusión de la película, los hechos son excesivamente continuos y sin pausas, algo que puede llegar a molestar incluso. Personalmente creo que unos 20 minutillos extras para acabar de hacer redonda la película no habría estado mal.

Otro aspecto que me chirria un poco y me gusta a partes iguales son los plots twists. Nos encontramos en una película de misterio, y como buena película de misterio tiene sus giritos finales, de lo que padece Detective Pikachu es de tener un exceso de ‘giritos’. Hay algunos que personalmente se ven venir de lejos, pero hay otros más elaborados que te pillan por sorpresa. Creo que una reducción en los giros argumentales hubiera sido lo correcto.

Aunque también os he de decir, como antes he dicho, el transcurrir de los hechos en la parte final iba muy rápida, así que a lo mejor no es tanto el problema de la cantidad de ‘hiros’ de la película, sino el tiempo que hay entre ellos.

Por último, y a lo mejor algo más personal que real, me ha fallado la música. Mientras miraba la película notaba que me faltaba algo del apartado musical: una canción, un tema oficial de la película, algo de música que pegara con lo que estaba viendo, pero no salía nada. En los trailers (que, por cierto, vi después de ver la peli porque sino, no se disfruta tanto el film) teníamos temas como Happy Together, I need a hero, I wanna dance with somebody, … música antigua súper pegadiza que creo que podrían haber usado en la película, ya que pegaba a la perfección. Pero como he dicho, esto a lo mejor es algo más personal que me hubiera gustado a mí.

Pikachu, un Deadpool pequeño y amarillo

No podía cerrar el articulo sin antes hablar de lo maravilloso que ha sido Ryan Reynolds poniendo voz a Pikachu. Creo que, si el film ya es un producto interesante, con Reynolds hizo que la calidad aumentase muchísimo. Espero seguir viendo a Reynolds en esta franquicia durante un tiempo más.

Conclusión

Como decíamos al principio, las adaptaciones de videojuegos no han destacado por ser especialmente buenas, pero esta película demuestra que sí que se pueden hacer bien. Es encantadora y entretenida y consigue que, seas fan o no de Pokémon, quedes atrapado en su mundo de fantasía.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here