Durante dos horas, ‘Destroyer: Una mujer herida’, nos ofrece la historia de Erin Bell. Una policía que estuvo en una misión encubierta de joven en una peligrosa banda de California. La misión tuvo consecuencias fatales, tanto para su mente como para su vida. Todo esto lo revive cuando su pasado vuelve. Esto hace que Bell sufra una odisea moral y existencial. Para solucionar sus errores del pasado intentará poner en orden su vida y comprender así lo que ocurrió hace tantos años.

Una Nicole Kidman arrolladora

De la mano de la cineasta Karyn Kusama, llega ‘Destroyer’. Este thriller en el que Nicole Kidman nos deja con la boca abierta con su grandísima interpretación totalmente irreconocible. Dejando a un lado otros aspectos de la cinta, los cuales no son malos, ni mucho menos, lo que más destaca es la interpretación de esta gran actriz. La cual no es arriesgado decir que es la más exigente de su carrera.

Kidman nos ofrece dos visiones de su personaje, ya que la acción transcurre en el presente y el pasado. Así vemos a una agente Bell joven y despreocupada. Y la más llamativa, la agente Bell mayor, canosa, estropeada física y mentalmente, y sobretodo sin la energía vital que caracteriza los personajes de la actriz australiana. Así, la actriz nos ofrece todo su rango de emociones en lo que demuestra su gran calidad interpretativa. Lo hace tan bien, que el cambio físico es solo una ayuda. Pero por su interpretación nos olvidamos de que se trata de la gran Nicole Kidman, ya que parece otra persona totalmente diferente. Sin duda, nos ha ofrecido todo un espectáculo interpretativo con esta mujer desesperada que cae poco a poco en la autodestrucción.

Una narración inteligente

Dejando a un lado a la brillante Kidman, ‘Destroyer’ nos presenta una narración muy inteligente. Se estructura en torno a un caso que revivirá los recuerdos de la protagonista. Esto servirá como hilo conductor en el viaje de la protagonista hacia el pasado, siendo un método de introspección en su fracturada mente. La agente Bell irá reencontrándose con viejos conocidos que le ayudarán a recomponer el puzzle de los hechos que tuvieron lugar durante su infiltración.

Lo interesante de la narración no es llegar hasta el líder de la banda que ha reaparecido, lo cual no crea demasiada expectativa. Sino que lo importante es el viaje hacia ese destino. El viaje de la propia protagonista hacia su pasado, al mismo tiempo que intenta proteger su futuro: su hija adolescente, con la cual no tiene una buena relación pero a la que quiere proteger por encima de todo.

Finalmente ‘Destroyer‘ nos lleva a un desenlace que solo podríamos calificar como un clímax final emocional. Un final en el que el talento de Kidman nos vuelve a deleitar.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here