Matrix Resurrections

A pesar de los más de 20 años desde el estreno de Matrix, la película se sigue viendo tan genial como al principio. Neo (Keanu Reeves), Trinity (Carrie-Anne Moss) y Morfeo (Laurence Fishburne) fueron un trío genial. Las gafas de sol, el cuero, las poses… grandes aciertos. Las secuelas no consiguieron el mismo nivel. Las escenas de acción no impactaban y la narración se metió en un berenjenal difícil de asimilar. Y Matrix Resurrections tampoco logra resucitar el sentimiento de la primera parte.

matrix morfeo - Crítica de "Matrix Resurrections" - Tirando de nostalgia, pero sin éxito

Thomas Anderson (Keanu Reeves) está vivo y coleando y es el legendario diseñador de un videojuego llamado The Matrix. Veinte años después de sorprender a todos con su trilogía Matrix, Anderson está inseguro de su lugar en el mundo y todavía está enamorado desde lejos de Tiffany (Carrie-Anne Moss), la mujer a la que modeló Trinity. Bueno, ahora Warner Bros quiere reiniciar la franquicia Matrix… Y en este punto todo empieza a desinflarse.

En Matrix Resurrections cada vez que crees que esta va a despegar y quizá sorprenderte, el guion se vuelve confuso y te saca de la trama. Como en Reloaded y Revolutions, la acción no transmite ningún peligro real, peor aún, presentan un montaje nefasto. Las características que hicieron de Matrix una película tan revolucionaria están casi ausentes, reemplazadas por malas coreografías, y un guion vago a más no poder. A pesar del retorno de Wachowski a la silla de dirección, la realización cinematográfica en general no es tan fluida ni tan lograda.

matrix reeves - Crítica de "Matrix Resurrections" - Tirando de nostalgia, pero sin éxito

Si bien Matrix Resurrections hace un excelente trabajo al recuperar la química de Reeves y Moss, la película no dedica suficiente tiempo a sus otros personajes, lo que hace que gran parte de la película se sienta emocionalmente vacía. A pesar de sus notorias actuaciones, puede ser difícil aferrarse a Yahya Abdul Mateen II como Morfeo o Jessica Henwick como Bugs.

Matrix Resurrections trata de asentarse jugando con la nostalgia de la primera película. Pero falla rotundamente a la hora de introducir conceptos nuevos a la franquicia o de recuperar los viejos. Reeves y Moss llenan de nuevo la pantalla, pero se desaprovecha enormemente a las nuevas incorporaciones. En resumen, una continuación que no despierta de nuevo los sentimientos por la franquicia y que no cautiva.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here