‘La boda de mi ex’ (‘Destination Wedding’ en inglés) es una película que se la ha llamado comedia romántica. Pero la descripción más acertada sería que es una comedia ácida sobre el amor. Keanu Reeves y Winona Ryder interpretan a Frank y Lindsay. Dos desgraciados y antipáticos invitados a una boda que comparten las mismas miserias. Cansados de todo el mundo que les rodea, ambos empezarán a sentir algo el uno por el otro.

Una comedia ácida

No es una clásica comedia romántica. Sino que el amor es el centro de la trama, ya que los protagonistas se dirigen a una boda. Pero ambos son dos personas totalmente amargadas y antipáticas, que en un principio se desprecian por como son. Y por eso, la comedia viene de la forma en que ambos personajes ven la vida y discuten una y otra vez.

En cuanto al guión, es ágil, inteligente y mordaz. Sin embargo, da la sensación de que le falta algo. Desde un principio ya sabes a donde te quiere llevar la cinta, y está en tu mano relajarte y disfrutar de cómo te lo cuentan. O desilusionarte por ser una historia mil veces vista en el cine.

Buenos actores cuyos personajes no acaban de encajar

‘La boda de mi ex’ solo tiene dos protagonistas: Frank y Lindsay. De hecho casi no tiene a más actores ya que el resto siempre salen en segundo plano y ni siquiera hay diálogos fuera de estos dos.

Uno pensaría que tratándose de Keanu Reeves y Winona Ryder, los personajes tendrían mayor química. Pero no es así. Los actores claramente sí tienen química, pero los personajes que interpretan no acaban de encajar. Reeves nos ofrece un personaje muy cerrado y soso, y no podía quitarme de la cabeza que era John Wick. Y no solo por el pelo y la barba, sino por esa actitud fría. Obviamente aquí no hay tiroteos ni asesinatos.

Una visión agria de la vida

En resumen ‘La boda de mi ex’ sirve para mostrarnos otro lado de la vida, un poco más ácido y agrio de lo normal. Pero que sin embargo, es bastante real. No es todo lo que se esperaría de estos dos actores. Y puede llegar a defraudar si esperas demasiado. Por tanto lo mejor es que si te pones a verla, despejes la mente y simplemente disfrutes del momento sin más. Puedes pasar un buen rato. Aunque bien es verdad, que no es una película que se quede grabada, ni tampoco te hará pensar más allá de los 90 min de duración.

 

Reseña Panorama
Guión
Reparto
Dirección
Fotografía
Música
Compartir
Artículo anteriorGanadores de los Blogos de Oro 2019
Artículo siguienteCrítica “I am the night”
Responsable de SHIELD División España. Historiador de sangre Targaryen, mando cuervos y en un futuro, profesor de Hogwarts. También colaborador en Cineverso como Caballero Jedi. No me aburro nunca pues me paso la vida viviendo aventuras a través de series, películas, libros y cómics.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here