Dentro de un panorama cinematográfico donde abundan los remakes y las sagas interminables, era lógico que películas de la década de los 80 sobre universos fantásticos y poco explorados fueran un objetivo para muchos estudios del sector. Pero esto no siempre es malo. Gracias al avance de la tecnología y a la creatividad de un equipo completamente entregado y amante del universo fictício, el resultado puede ser maravilloso. De ahí que hoy quiera compartir con vosotros mis impresiones de Cristal Oscuro: La era de la resistencia, una serie que funciona como precuela de la película de 1982 y que expande el mundo creado por Jim Henson.

La magia de Thra te atrapa

En esta nueva aventura, regresamos al mundo de Thra, donde los Skeksis gobiernan y supuestamente cuidan del Cristal de la verdad. Pero tres Gelfling no tardan en descubrir la verdad, lo que les llevará a emprender un gran viaje lleno de peligros para encender los fuegos de la rebelión, uniendo a todos los habitantes de Thra para vencer a los malvados Skeksis.

Lo curioso es que me embarqué en esta aventura sin haber visto la película de culto. Y lo cierto es que, tras finalizar el primer episodio, me enamoré de este fantástico universo. Es maravilloso ver cómo las marionetas cobran vida gracias al avance técnico y al gran trabajo que hay detrás de cada una de ellas. Profesionales que pasan desapercibidos, pero cuyas habilidades se ven plasmadas de forma bella y magistral en cada plano. Os animo a ver la película documental disponible en Netflix que muestra cómo se desarrolló este arduo proyecto. Un bonito homenaje a estos grandes artistas que hacen posible que todo lo que vemos sea lo mas real posible.

El legado de Henson más vivo que nunca

En Cristal Oscuro: La era de la resistencia, tenemos un relato atemporal sobre la lucha entre el bien y el mal, sobre el amor, sobre la amistad y la fraternidad. Y todo eso en un mundo fantástico lleno de vida y con una mitología extensa que merece la pena explorar. Jim Henson nos ofreció un primer vistazo a Thra y sus queridos habitantes. Ahora, gracias a los avances técnicos, ese universo se expande, ofreciendo un producto mejorado con una historia que atrapa instantáneamente. El color, la fotografía, la banda sonora y el arte que desprende cada elemento que perciben nuestros ojos en cada fotograma hacen de esta serie una de las sorpresas más gratificantes del año.

Me encanta que Netflix se haya arriesgado a producir esta serie de diez horas aproximadamente, y sobretodo que rectificara y no la convirtiera en una serie animada. Habría perdido esa magia creada por Henson y compañía.

Si todavía no has visto Cristal Oscuro: La era de la resistencia, os animo a adentraros de lleno en este fantástico mundo del que no querrás salir. Mi siguiente parada es visionar la película que dio comienzo a parte de la historia que presenta la serie, mientras espero con ansias la continuación de las aventuras de Rian, Dith, Brea y sus aliados. La canción de Thra suena con más fuerza que nunca en mi corazón.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here