Programme Name: Bodyguard - TX: n/a - Episode: n/a (No. Generics) - Picture Shows: David Budd (RICHARD MADDEN), Julia Montague (KEELEY HAWES) - (C) World Productions - Photographer: Sophie Mutevelian

Los británicos son expertos en series de este tipo. Estamos acostumbrados a ver buenas tramas sobre investigaciones criminales, terrorismo o espionaje. Y la nueva ficción de la BBC, que distribuye la plataforma Netflix fuera de Gran Bretaña, es un ejemplo de ello. Desde Broadchurch, no había encontrado una serie que consiguiera sorprenderme y descolocarme tanto en cada episodio. A continuación, os dejo la crítica de Bodyguard dando cinco motivos para engancharos a ella. Y tranquilos, no es una copia de la peli de Kevin Costner y Whitney Houston.

1. Un arranque cargado de adrenalina

Un primer episodio excelente que mantiene en tensión al espectador. Nos presenta al personaje principal, sus relaciones familiares y el nuevo trabajo que su compañía le asigna. Sin duda, para seguir viendo una serie, el piloto tiene que atraerte, y personalmente, creo que Bodyguard lo consigue.

2. Giros sorprendentes

Y son de esos que te dejan descolocada, como cité anteriormente. Al menos, algunos no los esperas. Cuando piensas que la trama va a ir por un lado, le da la vuelta completamente y te desmonta la idea que te habías formado en la cabeza. Aunque hay ciertos momentos menos interesantes, en general, la serie mantiene el nivel, y sube de peldaño a partir de la mitad.

3. Richard Madden

Demuestra estar a la altura de la ficción televisiva. Su actuación es sólida, su personaje creíble, y por tanto, como es el protagonista, sientes la necesidad de seguirle y ver cómo acaba todo. ¿Le ayudarán las buenas críticas a coronarse como el nuevo James Bond? El tiempo dirá.

4. ¿Quién es quién?

Durante los seis episodios, dudas en todo momento de cada personaje. ¿Quién es el verdadero culpable? ¿Hay topos? ¿Está implicado en la conspiración el agente Budd, el guardaespaldas de la ministra, y nos está engañando? Solo lo sabréis si llegáis al final.

5. Un desenlace impactante

El último episodio tiene lo necesario para concluir de modo sobresaliente. Tensión, persecuciones, sorpresas y una sensación de alivio antes de ver aparecer los créditos en pantalla.

Os invito a ver Bodyguard, una buena serie para hacerse maratón de fin de semana. Si consigue engancharos como a mí, me encartará leer vuestras impresiones en los comentarios.

¡Hasta la próxima, terriceros!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here