¿Os imagináis cómo sería hablar con un asesino en serie sobre los delitos que cometió estando este ya muerto? ¿Y saber su punto de vista como evolucionó la investigación y juicio para su detención? Partiendo de este supuesto, Netflix nos brinda el documental Conversaciones con un asesino – Las cintas de Ted Bundy. Nosotros ya lo hemos vivido y esta es nuestra opinión.

Theodore Robert Bundy

Pongámonos en situación: Theodore Robert Bundy, más conocido como Ted Bundy, fue un asesino en serie causante de 30 homicidios entre 1974 y 1978. Este fue llevado a juicio y condenado a la silla eléctrica. Mientras esperaba en el corredor de la muerte, Stephen Michaud (un joven periodista de 31 años) deseo entrevistarle para su libro, y Bundy acepto, permitiendo que sus charlas fueran gravadas. Ahora Netflix nos brinda la oportunidad de conocer el caso desde la perspectiva policía, de periodistas, victimas y lo mas novedoso, desde el punto de vista del serial killer.

Dale al play

Entrando en materia nos encontramos muchísimas cosas positivas de este documental.

Por un lado, no es un documental que se haga pesado en ningún momento. La serie está formada por 4 capítulos de aproximadamente 50 – 60 minutos, los acontecimientos que se detallan son los más primordiales de la investigación, los testigos a la hora de hablar del caso son claros y concisos, y el ritmo de investigación que se relata es rápido pero completo. Esto permite tanto a aficionados de los documentales, como no aficionados, a sumergirse en la historia que se narra.

Otro aspecto altamente positivo es el orden cronológico que sigue. A menudo, cuando vemos un documental (o película) donde se han de relatar un montón de acontecimientos vividos, hay que ir cambiando de espacio temporal hacia delante y hacia atrás para contar el relato, es entonces cuando la narración se acaba liando y resulta un poco aparatoso y costoso de seguir. En este cas no, los saltos temporales son tan sutiles y contextualizados que permite al espectador seguir de manera pulcra la historia, y eso es algo que se agradece mucho.

Las imágenes reales son muy importantes en este producto audiovisual, son casi como un personaje más. En este documental casi todo lo que visualizamos son imágenes reales o relatos de los testigos, se prescinde muchísimo de las simulaciones actorales o virtuales. El trabajo de documentación en este aspecto es brillante.

Y por último tengo que hacer una pequeña mención a la BSO. Creo que la banda sonora del documental transmite una tensión al espectador que va muy al compás de lo que está viendo, creando a través de la visualización del documental un clímax de tensión magnifico.

En la mente de un asesino en serie

¿Hay alguna cosa negativa en el documental? Sí, si que la hay. Y concretamente es algo que me molesta muchísimo, y es la falta de un punto de vista psicológico de la narración. Me explico, teniendo un mapa de los acontecimientos tan correctos, de un conjunto de testigos tan claros y de unas cintas con las opiniones de Ted Bundy, como no se da una mayor importancia al aspecto psicológico del protagonista y de los acontecimientos.

Esto, en mi humilde opinión, es un fallo importante. La cantidad de material relacionado con la psicología, que se podría haber extraído de una materia prima tan correcta, es un fallo muy grande.

Está muy bien saber todo lo relacionado con el caso y la investigación, pero sin contemplar la vertiente psicológica nos quedamos a mitad de camino.

«Extremely Wicked, Shockingly Evil and Vile»

Pero este año la historia de Ted Bundy se volverá a ver a través de Netflix por partida doble, si hace poco se estrenó el documental, dentro de poco caerá la versión cinematográfica. La película contara con Zac Efron como Ted Bundy, seguido de un reparto de lujo como son Lily Collins, Kaya Scodelario, Jim Parsons y John Malkovich.

La película relatara los crimines de Ted Bundy desde la perspectiva de Elizabeth Kloepfer, una amiga de Ted que se negó a creer que el fuera capaz de semejantes actos. La dirección de la película corre a cuenta de Joe Berlinger, mismo director que el documental comentado anteriormente.

Mucho Ted Bundy en 2019, ¿no?

Hablándoos de los dos productos os puede surgir la siguiente duda ¿Qué puedo esperar de la película que no me haya dado ya el documental?

Pues creo que aun el poco periodo de tiempo entre los dos productos, la película valdrá la pena. La razón por la que digo esto es porque el film permitirá que veamos la cara mas mentirosa (y a su vez, la más humana) de Ted. El hecho de que la historia no se narre desde el punto de vista de Ted o de la policía, sino que desde el de su amiga Elizabeth, permitirá dar una importancia a los personajes y a sus personalidades muy interesante.

También creo que la película permitirá tener una historia de Ted mucho más abreviada y sintética para aquellos que se preguntan a día de hoy quien es Ted Bundy. A lo mejor un documental de 4 capítulos con duración de 4 horas es demasiado detallista y técnico para alguien que simplemente quiere saber quién fue esa persona, que hizo, como lo hizo y como acabó.

Además, si me siento tan optimista con el proyecto es porque, como he dicho anteriormente, Joe Berlinger esta como cabeza del proyecto. Si el documental le ha salido tan bien, ¿Por qué no iba a salirle bien la película?

Mi pega al film, sin haberlo visto aún, es Zac Efron. No me ha convencido demasiado en sus anteriores proyectos, y la verdad, me da miedo que no interprete correctamente a alguien como Bundy, es un trabajo complejo que no se si conseguirá.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here