Como vivir contigo mismo - Netflix

Netflix sabe cómo complacer a la multitud. Vender dos Paul Rudd por el precio de uno fue una idea bastante buena. El querido actor de comedia, estrella del MCU es uno de los favoritos y duplicar sus encantos es un buen negocio. Rudd encabeza la nueva comedia de Netflix, Como vivir contigo mismo, como Miles Elliott, un hombre quemado y amargado que visita un misterioso spa con la promesa de obtener una mejor versión de sí mismo. Esta nueva versión resulta en un clon imposiblemente perfecto al cual no puede soportar.

Viejo Miles y Nuevo Miles

Como vivir contigo mismo tiene buena chispa

Todo comienza con una gran apertura que establece un tono cómico y sombrío desde el primer momento. La primera mitad es alegre y bulliciosa, presentando a los personajes clave en la vida de Miles: su esposa Kate (Aisling Bea), decepcionada por su matrimonio y, particularmente, por la falta de interés de su esposo en asistir a las citas de fertilidad en su misión de concebir; su rival de trabajo Dan (Desmin Borges), quien envía a Miles al misterioso spa; y su hermana (Alia Shawkat), quien no pinta nada en toda la trama. Pero no es hasta la segunda mitad que la serie revela completamente la corriente subterránea de la comedia negra bajo el encanto característico de Rudd.

Creado por Timothy Greenberg y dirigido por Jonathan Dayton y Valerie Faris (Pequeña Miss Sunshine), Cómo vivir contigo mismo lanza una idea inteligente de alto concepto para una serie, con la ayuda del confiable carisma en pantalla de Rudd. Con un tiempo de ejecución de ocho episodios y media hora de duración, la serie es una entrega rápida de giros y cambios, un formato que ya le ha funcionado en otras producciones a la cadena de streaming. Sin embargo, a Cómo vivir contigo mismo no le sienta bien, ya que no ayuda a profundizar en la oscuridad que trata de explorar.

Cómo vivir contigo mismo echa un vistazo a la autoayuda y la búsqueda incesante de la perfección. Pero se pone del otro lado, a favor de los fallos que nos hacen ser piezas dañadas únicas. ¿Seríamos realmente mejores si quitáramos esos rasgos poco halagadores? ¿O nuestro ser más oscuro simplemente brotaría de una manera nueva, posiblemente peor? ¿Nos gustaría ese yo nuevo y mejorado? La serie aprovecha esas preguntas, pero nunca las investiga a fondo, haciendo que todo el hilo de pensamientos suene hueco al final.

Adentrándose en la trama del doble Rudd, la historia salta hacia atrás y hacia adelante en el tiempo para ofrecer la perspectiva del viejo Miles y el nuevo Miles. Al principio, ambas versiones del personaje intentan trabajar juntas para lograr la vida de sus sueños y juega con un triángulo amoroso entre Kate y dos versiones de su esposo: del que se enamoró antes de caer en la rutina, y la versión idealizada de él que ofrece todo lo que ha estado perdiendo en su matrimonio.

Cómo vivir contigo mismo comienza de manera interesante y mantiene el ritmo con suficiente entusiasmo como para mantenerte atento durante los ocho episodios. Tiene un sentido del humor retorcido y dos personajes convincentes en Rudd y Bea, quienes dan más de lo que la producción te ofrece. Pero es difícil escapar de la sensación de que la serie podría haber sido más profunda. De todos modos, sigue siendo el único programa de Netflix con dos Paul Rudd, lo que hace que valga la pena.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here