Brave New World

La novela de Aldous Huxley Brave New World (Un Mundo Feliz en castellano) imaginó una sociedad futura en la que la gente estaba esclavizada al placer. Las distracciones del futuro eran tan absorbentes que llamaban la atención sobre todo lo demás. Su adaptación televisiva más reciente falla a la hora de trasportar esa idea a nuestros tiempos y pierde el punto de vista original.

La historia transcurre en Nuevo Londres. Su lema: «No a la privacidad, no a la familia, no a la monogamia». Y su alimento primario el soma, una droga para anular cualquier sentimiento. Los ciudadanos divididos por letras griegas hacen caso de las desigualadas clases con la ayuda de pastillas, entretenimientos y fiestas sin fin. Fuera de esta «idílica» sociedad viven los salvajes, quienes todavía practican ritos primitivos como tener bebes biológicamente o casarse. Estos asentamientos salvajes proporcionan más entretenimiento a los ciudadanos de Nuevo Londres.

Después de que una escapada a las Tierras Salvajes salga mal, Bernard (Harry Lloyd), un alfa arrogante, y Lenina (Jessica Brown Findlay), una beta que se cuestiona su estatus, regresan a casa con un nativo fugitivo, John (Alden Ehrenreich). Rápidamente se convierte en el centro de atención. Su presencia amenaza la complacencia de los ciudadanos de Nuevo Londres enseñándoles lo que es sentir.

«No a la privacidad, no a la familia, no a la monogamia»

Brave New World se pierde a partir de este punto. Toda la idea original de Huxley sobre una sociedad anti individualista queda relegada a una segunda posición para dar paso a un simple argumento distópico. Los creadores de la serie se han centrado más en diseñar este mundo futurista y su tecnología, que en explicar lo que llevó a esta sociedad a vivir en este mundo.

Y el final abierto de su trama nos deja con la sensación de estar viendo otra versión de Westworld o Yo, robot, en vez de una metáfora de la sociedad futura. Se ha puesto empeño en modernizar la visión de Huxley, anulando en el camino el tema principal. Aunque visualmente la serie es atractiva en algunos momentos (fuera del descontrol de la sociedad), sus personajes son demasiado planos y su argumento para nada nuevo. Una pena que los desarrolladores no hayan logrado sacar la esencia a la novela y crear un producto que valiera más la pena.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here