Anne with an E - Season 3

La encantadora adaptación canadiense de Anna de las tejas verdes de L.M. Montgomery llega a su final. Anne with an E ya ha emitido su último episodio y es difícil no sentir que la serie termina justo cuando empezaba a encontrar su camino.

Muchas historias, una única serie

La showrunner de Anne with an E, Moira Walley-Beckett, fue bastante notable desde el inicio por desviarse de los eventos de los libros originales, convirtiendo a la huérfana  Anne Shirley Uthbert (Amybeth McNulty) en una defensora de las personas marginadas y agregando más diversidad en cada episodio y temporada.

En la segunda temporada conocimos a Sebastián “Bash” LaCroix (Dalmar Abuzeid). Su trama sirvió exclusivamente para el crecimiento de Gilbert Blythe (Lucas Jade Zumann). En esta ocasión, Abuzeid tiene más que protagonismo y se convierte en uno de los personajes más carismáticos y magnéticos del elenco. Junto a Mary (Cara Ricketts), su trama sobretodo en la primera parte de la temporada es muy interesante e intensa. Ambos sirven de base para una narración que trata sobre el racismo, pero que queda bastante simple y marginada tras unos pocos episodios.

Otra de las tramas secundarias de esta tercera temporada es algo más interesante, aunque queda un poco en el aire al ser cancelada la serie. Anne se hace amiga de una joven indígena llamada Ka’kwet, quien se ve sumergida en un engaño, separada de forma forzada de su familia, y metida en un programa de reeducación. Una historia de ficción para ahondar en un asunto histórico relevante. La lucha de Ka’kwet sirve para educar a los jóvenes fanáticos de Anne sobre los males ocurridos durante la época del colonialismo. Además, en lo que respecta a nuestra protagonista y la trama de la serie, sirve para frustrar el viaje personal de Anne.

Anne with an E - Ka’kwet

Anne with an E y el resto del elenco

¿Pero qué hay de la propia Anne? McNulty fue una Anne ideal desde el principio. Tan alegre como el personaje de la novela original. Su rostro tan expresivo hace que los momentos en que Anne mira por la ventana o está arrancando pétalos de una flor parezcan increíblemente conmovedores. McNulty irradia energía y demuestra tener un gran corazón, liderando un elenco de compañeros igualmente apropiados para su edad.

Dalila Bela, quien interpreta a Diana Barry, la mejor amiga de Anne, tiene también una trama breve pero importante en esta temporada. Tanto ella como Gilbert empiezan a enfocar su atención en otros asuntos, lo que deja a Anne sintiéndose sola y desesperada mientras el grupo pasa a la edad adulta a ritmos desiguales. Afortunadamente, no todas son malas noticias. Marilla (Geraldine James) y Matthew (R. H. Thompson) siguen siendo los padres adoptivos más encantadores que cualquier huérfano pueda esperar. Además de Marilla y la indomable Rachel Lynde, Anne y sus amigas tienen un modelo femenino digno en Miss Stacy (Joanna Douglas), la valiente profesora que las alienta a comenzar un periódico escolar.

Incluso Josie Pye (Miranda McKeon) tiene su momento de redención en un arco argumental adecuado al personaje. Prissy Andrews (Ella Jonas Farlinger), quien en la primera temporada se comprometió con su profesor, regresa de forma breve para dar peso a esta trama.

Pero lo más importante, es la narración que involucra a Anne con Gilbert. La relación de Anne con Gilbert, un joven sensible que valora mucho su intelecto e imaginación, es la columna vertebral de la serie de libros. La segunda temporada exploró las amistades de Anne, pero dejaron de lado la relación de ambos personajes. La última temporada nos muestra la gran química que McNulty y Zumann tienen en la pantalla.

Adiós Avonlea

Al igual que Montgomery escribió mensajes pacifistas de acuerdo con sus propias creencias políticas en los libros originales, Walley-Beckett y los escritores cuentan historias con sustancia, donde los personajes manejan desafíos reales actuando según su propia edad.

Durante tres temporadas, Anne with an E se ha esforzado en contar una historia para preadolescentes con una trama que vale la pena. Por ahora nos despedimos, pero esperamos pronto volver a encontrarnos con Anne y el resto de ciudadanos de Avonlea.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here