Este año 2017 estamos viendo muchos reboots y nuevas adaptaciones de personajes ya explotados. Y el gorila más grande de todos los tiempos no se iba a quedar atrás. Nos quedó en el tintero ver esta versión que salió hace unos meses, pero ahora hemos tenido la oportunidad, y aquí va nuestra crítica.

Proteger el hogar

Kong: La isla calavera presenta una historia ambientada en los años 70, donde un grupo de científicos y militares van en busca de una isla escondida del mundo con la intención de examinarla y sacarle el mayor provecho posible. Así es, puesto que como siempre, el ser humano llega haciendo mucho ruido y destrozando todo a su paso, y como no, los habitantes del lugar no están muy de acuerdo, entre ellos, un gorila de proporciones gigantescas que no se toma muy bien esa entrada a lo «Pedro por su casa».

Dejando las bromas aparte, la película no ha sido desagradable. Si no la habéis visto y buscáis algo que os entretenga y que valga la pena a nivel visual, os la recomiendo. La fotografía es espectacular, los efectos especiales no tienen desperdicio y las escenas de acción son bestiales, nunca mejor dicho. Es una película de aventuras, de monstruos y mundos perdidos para disfrutarla sin reparar en el guión. Y esa ambientación años 70 acompañada de buena música te hace olvidar lo último mencionado.

Reparto bien escogido

No puedo ser imparcial con Tom Hiddleston, porque me encanta, pero creo que actúa conforme lo escrito en el guión. Si este no es demasiado bueno, no se puede mejorar mucho más. Y lo mismo ocurre con Brie Larson, porque aunque se supone que son la pareja de la película, no se ve química entre ellos. Sin embargo, no es culpa de los actores, puesto que las pocas interacciones que tienen sus personajes no da para crear un interés amoroso.

Hay que destacar también el reparto de lujo del filme. Veréis caras conocidas como la de Samuel L. Jackson, John GoodmanToby KebbellShea Whigham y John C. Reilly, quien se encarga de poner los toques de humor en momentos apropiados.

Algo que sí me ha gustado han sido los guiños al clásico, que si lo conocéis bien, podréis apreciarlo. No digo más.

En resumen, si buscáis una película que os entretenga, «Kong: La isla calavera» no es mala opción, puesto que consigue su objetivo y nos hace disfrutar una vez más de ese temido monstruo de la naturaleza que tanto nos gusta.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here